A la comunidad del Hogar de Ancianos Santa Teresa de Jornet.

Ayer despedimos a mi abuela Laura en la Capilla de Santa Teresa de Jornet después de una larga y tortuosa enfermedad. Durante los dos últimos meses de vida, estuvo ingresada en el Hogar de Ancianos de Santa Teresa de Jornet en Don Benito. No quería dejar pasar la ocasión y dedicarles unas palabras de elogio y agradecimiento a las monjas de la Congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados y al personal del Hogar que con tanto cariño, entrega, disposición y generosidad nos ayudaron a cuidarla, mimarla y a hacer que sus últimos momentos estuviese rodeada de amor.

Desde que ingresó a principios de abril, nos acogieron e hicieron sentir como en casa. Todo han sido facilidades. Asimismo, era sumamente reconfortarte ver con qué entrega y amor cuidan de los ancianos.

Abusamos del símil del camino para explicar la vida. Prefiero pensar que es un tren, de esos que va a toda velocidad y que todavía no han llegado a Extremadura. Pasa volando, se va en un suspiro y si te descuidas la pierdes. Nuestro tren cruza muchas estaciones donde suben y bajan viajeros. Allí, en el Hogar de Ancianos, se bajó para siempre una de las mejores pasajeras de mi tren. Sin embargo, como nunca todo es negativo, se subieron a él: otros ancianos del Hogar, siempre tan agradecidos; las cuidadoras que trabajan allí, en especial las de la planta de enfermería de mujeres –disculpad que las nombré, no quiero por un despiste olvidar a ninguna-, que tan bien cuidaron a mi abuela; el resto de personal del centro, destacando a Manuel Martín-Pero y Ana Aguilar, que tantísimo nos ayudaron; y las hermanas de los Ancianos Desamparados, con mención especial a la Madre Superiora y a Sor María, que nos dieron muchísimo cariño en momentos tan duros.

 Con profundo agradecimiento este post está especialmente dedicado a las monjas de la Congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, al personal y ancianos residentes que forma la comunidad del Hogar de Ancianos Santa Teresa de Jornet en Don Benito.

Descansa en Paz, Abuela Laura.

 

Dios es amor, y el que está en el amor está en Dios, y Dios en él
(1 Juan 4:8 )

 

Abuela, querida abuela:

Dostoievski, un hombre profundamente religioso, pidió ser enterrado con un ejemplar de El Quijote. Quería que cuando Dios le preguntara qué había hecho en su vida, poder mostrárselo y responder: “leer esta maravilla”. No sé que deseabas tú para el día de tu funeral. Nunca te gustó hablar de ello. Hasta el último momento estuviste aferrada a la vida. Y, es que vivir es la cosa más maravillosa que se ha inventado, a pesar de los tragos amargos –como el que hoy pasamos–. Tú, lo tenias claro.

Me niego a despedirte con palabras tristes, sobre a ti, que has sido ejemplo de vida, entrega y afecto; que con tan buen humor nos criaste y mimaste; y, que tanta vitalidad derrochaste.

Te has marchado poco a poco, como una vela que se apaga; pero tu luz no se ha ido, seguirá iluminando nuestros corazones y recuerdos.

La felicidad para ser plena tiene que ser compartida. Afortunadamente, fuimos muy felices contigo, nos cuidamos y dimos amor mutuamente. Hoy se marcha un pedacito de nuestra felicidad. Vivimos y disfrutamos tanto juntos que el vacío que has ido dejando mientras la enfermedad te torturaba y deterioraba será ya imposible de rellenar.

No llevas El Quijote, pero dile a Dios que, lo más importante, es que fuimos muy felices disfrutándote, aprendiendo de tu sabiduría popular –eso que yo llamo cultura en las venas– o riéndonos, tantas veces y de tantas cosas. Seguro que como nosotros, que hoy tristes, te despedimos, en el cielo sabrán apreciar lo valiosos que son tu cariño y tu humor.

Dios te tenga en su eterna Gloria.

Te quiero mucho abuela.

Descansa en Paz.

Te quiero mucho, abu

FullSizeRender (6)Te estás marchando poco a poco, como una vela que se apaga. Has resistido, como la mujer dura que siempre fuiste, a una enfermedad degenerativa que ha terminado postrándote en una cama y haciéndote necesitar respiración asistida. Sigo pensando que aún tan enferma me sientes a tu lado y notas mi cariño en la fase final.

Para mi hermana y para mi, tú has sido más que una abuela. Fuiste, además, madre a tiempo parcial cuando la nuestra trabajaba; maestra en las cuestiones de la vida que se solventan mejor con experiencia y sabiduría que con ecuaciones o fórmulas químicas; y, compañera de juegos y bromas.

Te llevo y te llevaré siempre conmigo. Te recordaré riendo y de buen humor. Te echaré de menos, muchas veces y con demasiada frecuencia. Me reiré con todas las anécdotas que acumulamos. No dejaré de utilizar tus múltiples expresiones, “viviendo y aprendiendo”, “ca´ joio va a su habio” y tantas otras. Seguiré tu ejemplo de trabajo y lucha.

No encuentro muchas más palabras, te quiero mucho, abu.

Estudiar tras un suspenso

descarga (37)Cada vez falta menos para el examen, algo más de dos meses o menos de tres –todo depende de cómo se mire– y los días se consumen entre repasos y cantes. Últimamente no he tenido tanto tiempo para pasar por aquí a contaros mis aventuras y desventuras de opositor.

Asumo que tener un blog donde contar estas experiencias supone en algunos casos una suerte de pornografía emocional. No quisiera ganar lectores por mis striptease anímicos y emocionales, si no que el relato de estas experiencias enriquezcan a otros que pasan por situaciones similares. Así, me alegra sobremanera los compañeros y compañeras del gremio opositoril que me dicen que mis post sobre las oposiciones les ayudan. Es todo un halago

Hoy, quisiera hablaros de cómo se enfrenta una nueva convocatoria tras un suspenso. Como sabéis los que frecuentáis esta taberna, en julio pasado fallé al quedarme en blanco y suspendí.

Después de semejante traspiés, es difícil borrar la experiencia traumática de un plumazo y dejarla atrás. Para reemprender el camino hay que liberar la tensión del momento y utilizar el traspiés como catarsis. La dificultad reside en deshacerte de las ideas negativas que te angustian y minan tu salud emocional. Si repites en tu mente el acontecimiento perturbador del suspenso, acabas frustrándote y angustiándote y tu capacidad para concentrarte disminuirá considerablemente. En estos meses, he aprendido –a base de palos­– que mientras más cansado estás con más intensidad aparecen los pensamientos negativos. Así, mi remedio ha sido descansar más y pensar que mi cota de mala suerte ya está cubierta.

Si has pasado por la situación a la que me vengo refiriendo, seguro que te has sentido culpable. La sensación de fracaso, de haber defraudado a los que te apoyaban y confiaban en ti o la enorme frustración te llevan a arrastrar un sentimiento de culpa que te atenaza. Claro está, que si has hecho todo lo posible no debería aparecer esa culpa, pero cuando eres exigente contigo mismo y quieres conseguir tu objetivo, no es tan fácil eliminarla. Lo que hay que evitar a toda costa es alimentarla. En mi caso, cuando la dichosa culpabilidad sobrevuela entre mis emociones me pregunto, siguiendo la recomendación de un amigo, ¿eres mejor o peor por haber aprobado o suspendido?

Las bollas y empanadillas calabazonas

Si Proust hubiese nacido en Don Benito en lugar de la magdalena hablaríamos de la empanadilla de cabello de ángel. En Semana Santa, las despensas calabazonas se llenan de exquisitos dulces artesanos. Estos días se comen bollas, perrunillas, galletas rizadas, hornazos –no confundir con los salmantinos, los nuestros, se caracterizan por tener un huevo con cáscara en el centro, rodeado y sujeto por tiras de masa–, las sultanas de coco o empanadillas con relleno de calabaza, cabello de ángel o almendra.

0150-2-DECADA 70-BOLLAS
Mujeres con sus dulces hacia el obrador. Foto de Diego Sánchez Cordero

En vísperas de Semana Santa, antaño, cada casa se convertía en una dulcería y las mujeres se afanaban en seguir la tradición familiar. Las recetas y los trucos reposteros iban pasando de generación en generación. En libretas amarillentas por el paso del tiempo y con alguna que otra mancha de masa, se guardan grandes secretos reposteros como si de la fórmula de la Coca-Cola se tratase. Como podéis imaginar, en esta época sin tiempo y en la que todo se compra, la costumbre ha disminuido. Aunque todavía la semana pasada podían verse mujeres caminando con los brazos en jarra llevando las latas con sus dulces a cocer al obrador. Me crucé el viernes pasado, con una señora cargada de sultanas y bollas por las cuestas de la Calle el Aire y Buenavista cuando salía del horno de la panadería de La Gloria, desprendiendo un olor que alimentaba. Os prometo que daban ganas de cogerle alguna al descuido.

Como muchas de nuestras tradiciones, detrás de la gastronomía hay todo un rito social. Los dulces se comían y compartían con la familia y amigos los días de gira y se entablaba una sana competencia entre las dulceras para ver cuáles eran los mejores. Así, aprovechábamos gustosos los comensales para dar buena cuenta de los manjares, repitiendo, en muchos casos, para poder hacer una correcta valoración y no ser injustos con nuestras puntuaciones. Y como siempre sobraban, los calabazones instauramos el “domingo de Quasimodo” –domingo posterior al de Resurección- en el que se come todo.

IMG_4445
Las empanadillas de mi madre

Afortunadamente, mi madre, excelente cocinera, también continúa año tras año haciendo estos dulces típicos. Permitidme que diga sin exagerar que sus empanadillas de hojaldre rellenas de almendra no tienen parangón. Cada año hay una suerte de procesión de feligreses del dulce que vienen a casa a probar las empanadillas de Adela. Aprendió los trucos y secretos de la laboriosa elaboración de estas empanadillas de María Pajares –q.e.p.d–, otra dulcera digna de mención y matriarca de una familia que forma parte de la nuestra gracias a la amistad, forjada también con valores de otro tiempo, que nos une.

Nota: Imposible poder documentar gráficamente una tradición dombenitense sin una foto de Diego Sánchez Cordero.

Ayudemos a Cristina a cumplir un sueño.

CRISTINA

Qué poco diría en favor de este blog si no lo pusiese a disposición de una amiga para que pueda cumplir un sueño. Así que aquí estoy dándole un empujoncito y de paso pidiéndoos a vosotros que también la ayudéis.

El mundo es de los que sueñan y pelean por conseguir sus sueños y, desde luego, Cristina Valadés es de esas personas. Mujer joven, sobrada de fuerzas y ganas, con grandes valores –Jacobo y Manuela tienen muchos motivos para sentirse orgullosos–, y trabajadora que compagina su trabajo, su compromiso político –es concejala de juventud en Don Benito­– y su gran pasión el mundo de la música.

Todavía recuerdo con nitidez la primera vez que la oí en un video versionando a Malu con su hermano Javi a la guitarra. ¡Qué voz, madre mía! Además, es pura fuerza encima del escenario, con carisma, presencia y arte. Compagina varios proyectos musicales como son Amapolas Band –grupo musical compuesto por tres mujeres que versionan temas de los años 60, 70 y 80, armonizando a tres voces– y Rumbeando –grupo que versiona rumbas con un toque fresco– y ahora se ha presentado al casting Gana con tu voz previo al concurso La Voz y ahí es dónde tenemos que echarle una mano. Es muy fácil. Tan sólo, tenéis que pinchar AQUÍ y buscar el vídeo de “Cristina Valadés” con la canción “The Final Contdown” y votar. Ayudemos a Cristina a conseguirlo y de paso sigamos disfrutando de su gran voz.

Una emotiva placa en mi casi jubilación de JSE

img_4047.jpg

El pasado 22 de octubre de 2016 se celebró el XV Congreso Provincial de Juventudes Socialistas de Badajoz en el que fue reelegido como Secretario General Ismael Albano. Sentí mucho no haber podido asistir y acompañar a Ismael y a la ejecutiva saliente con la que había colaborado de manera cercana. Pasados los meses, dado que ha sido difícil coincidir, me han hecho llegar a través de un excelente mensajero, Alejandro Mendoza, una placa en la que agradecen mi trabajo y colaboración. Me siento profundamente halagado.

Fueron muchas las mociones que hicimos para presentar en los Ayuntamientos  de la provincia reclamando planes de empleo juveniles, denunciando los recortes en educación, defendiendo la autonomía local o exigiendo el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica. Debatimos, por teléfono y en persona, posturas y enmiendas a documentos programáticos. Redactamos documentos varios promoviendo debates y fijando posturas. Recuerdo los whatsapp de Carlos Esquiliche e Ismael tratando de acortar los plazos para la elaboración o las jornadas en Olivenza donde me dejaron hablar de Derecho en una charla junto Eva Núñez. Este blog les debe mucho por ayudarme a soltarme con la pluma. Robé, con gusto, horas al sueño tratando de ayudar a construir un mundo más igualitario y justo desde Juventudes Socialistas, encontrando a mi lado grandes compañeros y compañeras que se convirtieron en amigos y amigas.

Gracias a la anterior ejecutiva por tener este detalle conmigo. Un gesto que tiene un valor especial porque no había un porqué. Mención destacada merece su Secretario General, Ismael, con el que tanto he debatido desde el respeto y la amistad sobre modelos de financiación, consideraciones de lo público, o reformas de nuestro sistema. un gesto especial dentro de esa ejecutiva merecen dos amigas, a las que he molestado con cosas de campañas y rollos varios en muchas ocasiones, Marta Núñez y Cristina Valadés, dos encantos que siempre tienen una sonrisa bajo la manga. También a Fran Cruces, Carlos Esquiliche, Juan Antonio Gil, Juan Carlos Prieto y Alberto Villa por los debates y los momentos de esparcimiento y diversión. A todos los miembros de esa ejecutiva, muchas gracias, por vuestro cariño, por la compañía en la lucha y por las enseñanzas. No puedo terminar el post sin agradecer a Soraya Vega, a Julio Rodríguez y, después, a Alejandro Mendoza, que desde la Comisión Ejecutiva Regional también contribuyeron a facilitar mi participación.

Prometo por mi jubilación escribir un post de #socialismoafectivo por todo lo que compartí y aprendí de tantos compañeros y compañeras.

Entrevista a José Luis Quintana, un alcalde apasionado.

ejlq.png

La pasión con la que se hacen las cosas marca el resultado. Y este alcalde derrocha pasión por Don Benito. Ya sé que es muy típico y tópico aludir a la pasión de un político por su ciudad, pero es que en este caso es como un enamoramiento, siempre Don Benito en la boca y volcado trabajando por impulsar la ciudad a costa, muchas veces, de robar tiempo a su familia –no recuerdo su último fin de semana libre–. Estas Navidades tomamos unos amigos y yo un café con él y no paró de hablar de Don Benito, hasta el punto que el café terminó montados en el coche visitando algunos lugares de la ciudad. Uno de mis amigos decía, tú padre vive por Don Benito, ¡qué pasión!”.

En el video de la entrevista a José Luis Quintana que comparto en este post, y que le hicieron esta mañana en Canal Extremadura, se puede ver cómo vive Don Benito. Como él mismo relata, en los veinte meses que lleva al frente del Ayuntamiento, la ciudad ha comenzado un cambio que parece imparable, con la implantación de nuevas empresas, la remodelación del centro de la ciudad y la zona comercial, la disminución del desempleo o la recuperación de FEVAL como referente.

Don Benito es el referente económico de Extremadura y como bien dice el alcalde en la entrevista, tenemos que creernos nuestro potencial. Explica los pasos que se están dando para preparar a la capital de las Vegas Altas para afrontar el futuro de manera exitosa en términos económicos, sociales, tecnológicos o de movilidad. Ensalza el potencial de la ciudad, con la zona industrial y comercial, quizás, más importante de la ciudad, con un empresariado pujante, emprendedor y comprometido, y con un sector agrario envidiable. Alaba el potencial de Medellín, un gran descubrimiento, del que sé que es asiduo visitante y buen conocedor. Además, queda clara su vocación de trabajar conjuntamente con Villanueva de la Serena, como ya se ha hecho para conseguir fondos europeos, porque, tomando sus palabras, juntos somos más fuertes.

No le gusta hablar de debates internos del PSOE fuera de los órganos del partido, pero no rehúye las preguntas del periodistas y los contertulios –siempre tan interesados en los temas internos de los partidos políticos–, él apoya a Pedro Sánchez.

No os cuento más que no quiero haceros spoiler. ¡Vedla!

 

Un brindis por la Abacería Sierra & Mar

img_3998

Soy un enamorado de Isla Cristina, ese magnifico pueblo onubense con marisma y nombre de reina. Ojalá algún día me acepten como hijo adoptivo.

He pasado allí semanas enteras encerrado estudiando, cantando temas y repasando artículos. Ese tiempo se hizo siempre mucho más llevadero gracias a la Abacería Sierra & Mar y a su alma mater, mi amigo, Paco de los Santos. Allí encontré el esparcimiento necesario para aguantar las jornadas de estudio.

He escrito ya aquí sobre sus excelentes tapas y degustaciones. Os aconsejo, o más bien os ordeno, que si visitáis Isla os acerquéis y probéis una tapa de sardinas en escabeche, una degustación de bacalao ahumado, que son mis favoritas, o cualquiera que os recomiende el gran Paco.

La Abacería, además, tiene estilo e impronta, del techo cuelgan jamones de Cumbres Mayores y no bicicletas como en esos bares modernos y pretenciosos que proliferan en Madrid; es una suerte de recepción y de gran tablón de Facebook, donde charlar y pasarlo bien; y, un sitio donde sentirte como en casa con una Cruzcampo fresquita en la mano –en mi caso, sin alcohol, que como me gusta decir, después manejo maquinaria pesada–,

Recientemente, ha cumplido tres años abierta. Mi deseo es que sean muchos más. Jamás podré devolverle a Paco, su familia y su parroquia, el calor recibido. Vaya este post, como si fuese un brindis con Cruzcampo, por la Abacería Sierra & Mar y su gente.

La conjunción de astros opositoril

16684213_1239738426116616_5010672044014496842_n

Ya lo dije en alguna entrada, este blog quizás tenía que haberse llamado Un Opositor entre bambalinas. En ocasiones, fue una suerte poder venir aquí y desahogarme –ahorré en psicoanalistas–. Un Jurista entre bambalinas ha sido mi vía de escape y el diván en el que sentarme a contar las penas. No vayas a creer que ha sido fácil exponerse a hacer ciertos striptis emocionales, pero cuando abres un blog personal debes estar dispuesto a exponerte.

Estoy aproximándome peligrosamente al examen de la nueva convocatoria y periódicamente vendré por aquí a contaros mis aventuras para seguir ahorrando en psicólogos y, además, para tratar de ayudar a otros opositores que viven situaciones parecidas y, supongo que como yo, a veces se sienten solos e incomprendidos. Espero que os sirvan las reflexiones de hoy.

En mi anterior post hablé de lo pedregosa que es esta maldita o bendita vocación. La oposición es una montaña rusa emocional. La rutina y los hábitos ayudan a mantener los ánimos templados, pero ni mucho menos hacen desaparecer los momentos de agobio y desilusión que sobre todo sobrevienen, por lo menos en mi caso, cuando estoy muy cansado. Por eso, es importante respetar los descansos, como si fuesen tiempo de estudio. Por ejemplo, y tras darle muchas vueltas, la única explicación plausible a mi último suspenso –me quedé en blanco con el examen ya comenzado– es que llegué al día del examen exhausto. Mi preparador, alguna vez, me ha comentado que fallé por exceso de estudio.

Ahora, me encuentro en una etapa extraña. Sí, te explico. Seguro que si eres o has sido opositor lo entenderás fácilmente. Tras dos suspensos que fueron errores no forzados –en el primero fallé por un despiste con el tiempo asignado– y dominando el temario, la confianza está minada. Sabes que esto, como casi todo en la vida, depende de un uno por ciento que es determinante y que no controlas ni nunca lo vas a hacer. No sé muy bien como llamar a ese algo, pero con el siguiente ejemplo seguro que lo entiendes. Lola Flores cantó en Nueva York y al día siguiente una de las crónicas del espectáculo decía: “no canta, no baila, pero no se la pierdan”. Tenía ese algo determinante y fundamental. Una suerte de duende extrapolable a todos los campos. Esa conjunción de astros que todos los opositores imploramos que se dé el día en que nos examinamos. Ojalá, este año se dé, que del otro noventa y nueve por ciento ya me encargo yo.