Cuestionario sobre los retos de la socialdemocracia a NINO TORRE

Nino Torre, abogado, asturiano de Sotrondio, tiene a sus treinta años un currículum y un bagaje político admirable. Fue descarga (1)Secretario general de Juventudes Socialistas de Asturias, comienza ahora su segunda legislatura como diputado en la Junta General del Principado de Asturias y es el Secretario General de Juventudes Socialistas de España. Él mismo ha confesado, en alguna otra entrevista, que lleva el socialismo y la política en la sangre.

Así, nadie mejor que un joven comprometido y luchador, exponente de una nueva generación llamada a definir muchas de las líneas directrices del proyecto socialdemócrata, para ser el primer invitado en los cuestionarios sobre el futuro de la socialdemocracia.

– ¿Cuáles son, en tu opinión, los principales retos de la socialdemocracia en la actualidad?

Desde el inicio de la crisis financiera, el estallido de la burbuja inmobiliaria, y la gestión política de austeridad y recortes, el socialismo se encuentra en una encrucijada. Ya no es posible continuar asentados en la comodidad que nos ofrecía la gestión de la riqueza. Era fácil repartir beneficios económicos, generados por el flujo del capitalismo, entre las clases medias. Pero la idea de felicidad construida en las últimas décadas, vinculada al consumismo, ya no es suficiente. El Estado del Bienestar no puede ser un producto nacido de los beneficios económicos de un sistema; sino que, en sí mismo, debe ser un paquete de derechos básicos que sustente todo el proyecto común de un Estado. La calidad de éste debe contar unos criterios evaluables y objetivos; cuantificables. Esta calidad debe ser garantizada legalmente y no puede verse afectada por los vaivenes económicos. El socialismo debe situar a la persona en el centro de todo. A la persona como ciudadana, con derechos irrenunciables. Esto incluye, por tanto, en términos genéricos, una educación de calidad que dé las mismas oportunidades a todos los ciudadanos; una sanidad pública que garantice el respeto a la dignidad; unos servicios sociales que impidan la exclusión social y la marginalidad. Y, además, la creación de empleo seguro que impida que nadie deba elegir venderse a cambio de una precariedad que, cada día, aplaste los sueños de futuro de la gente.

— ¿Cuáles deben ser las políticas que identifiquen a los partidos socialdemócratas?

Como ya dije, al socialismo se le debe identificar con la defensa de un Estado del Bienestar sólido, amplio y seguro. Eso implica, a su vez, una fiscalidad determinada que, al margen del ciclo económico, no deje de exigir mayor esfuerzo a las clases altas.

Nuestras políticas deben ser justas, en términos sociales, y constructoras de igualdad. Ante quienes, desde posturas liberales, creen que el Estado debe difuminarse para que la voluntad de la persona no se vea capada, nosotros creemos en un Estado que acompañe y ayude al ciudadano para que sea capaz de desarrollar una vida en plenitud.imagesj

Debemos, además, construir una alternativa económica al capitalismo. La crisis económica ha sido una crisis de ese modelo y del pensamiento neoliberal, aunque paradójicamente hayamos sido la socialdemocracia europea la más afectada en las distintas convocatorias electorales y, en especial, en las elecciones al Parlamento Europeo. Si somos tan sólo gestores de buenas intenciones del capitalismo, perderemos todo el apoyo ciudadano de quienes creen que hay mucha injusticia detrás del escaparate de dicho modelo económico.

Además, debemos ser los abanderados ideológicos del crecimiento basado en el conocimiento, la innovación y la investigación. Así como del crecimiento sostenible medioambientalmente.

— ¿Cuáles deben ser las bases del proyecto socialdemócrata con respecto a los jóvenes?

Cuando los socialistas conseguimos la confianza de la ciudadanía en 2004 parecía que la única aspiración de la juventud era la de obtener una vivienda que permitiera el inicio de su emancipación y, en algunos casos, la creación de un núcleo familiar.

Eran los años del crecimiento económico, del ladrillo. Los años en los que muchos jóvenes abandonaron sus estudios porque en la construcción conseguían ganar dinero sin tener que pasar varios años dedicados al aprendizaje académico o formativo.

Ahora ya no hablamos de obtener una vivienda, hemos retrocedido un paso, y lo que hace falta es empleo. Y empleo de calidad.

Por un lado debemos pensar en todos esos jóvenes que han tenido que irse al extranjero para encontrar una oportunidad laboral. Jóvenes formados que hicieron todo lo que se les pidió. Formarse, tener una carrera, hablar idiomas. Y, a pesar de ello, la promesa de un futuro próspero no se cumplió con ellos. Por eso, nuestro país, si quiere ser un país decente, debe recuperar a todos ellos, favoreciendo su retorno.14529542150_02535a9a26_m

Pero también debemos pensar en todos esos jóvenes sin cualificación que habían dejado sus estudios para irse a un sector productivo que estalló por los aires y que no volverá a absorber la misma cantidad de demanda de empleo. Si no situamos la Formación Profesional en el espacio de importancia que merece, ni convalidamos la experiencia laboral adquirida con títulos profesionales, estaremos lastrando las vidas de miles de jóvenes.

— ¿Qué papel debe tener JSE en la definición del proyecto futuro? ¿Cuál crees que son actualmente sus principales contribuciones?

Juventudes Socialistas debe continuar siendo el hijo o la hija rebelde del PSOE. La que cuestiona siempre las cosas. La que no se conforma con “esto es así porque sí, porque lo digo yo”. El pensamiento sólo se desarrolla cuando hay preguntas que contestar, cuando alguien te sitúa frente al espejo y te enseña cómo eres y no cómo crees que eres. Así que JSE seguirá siendo siempre ese elemento molesto, incómodo. Y no porque nos guste ser unos tocanarices, sino porque ésa es nuestra utilidad. Hace años el PSOE no apostaba tan firmemente por la laicidad. Juventudes sí lo hacía. Y podemos decir lo mismo de la reforma constitucional que, desde hace tiempo, nuestra organización venía reclamando como necesaria para poder vincular a muchas generaciones de españoles que no habían participado del proceso constitucional del 78 y necesitaban identificarse con un sistema político propio. Nosotros somos, en este sentido, visionarios políticos, como podían serlo en su día, en el ámbito de las nuevas tecnologías, los jóvenes que se pasaban horas en su garaje inventando nuevos ordenadores, sistemas operativos, redes sociales y que eran vistos por sus mayores con condescendencia y, su trabajo, con escepticismo.

— ¿Cuales son los elementos caracterizadores del proyecto socialdemócrata en Asturias?

En Asturias los socialistas aportamos seriedad y rigor. En las elecciones autonómicas de 2011 el partido de Álvarez Cascos logró más diputados que la FSA-PSOE. Lo hizo, además, con un discurso muy parecido al que escuchamos ahora en otras fuerzas políticas emergentes. Hablaba de renovación, de ser la auténtica voz del pueblo, de saber lo que estaba bien y mal sin cuestionarse nada, y de la inmundicia moral que, a su juicio, representaba el PSOE. Pues bien, así se abrió una etapa en la que, sin ningún contenido, se quiso gobernar únicamente con ese discurso vacio, populista y revanchista. Se actuó con absoluta soberbia y sectarismo. El año en el que Cascos malgobernó Asturias fue un año de parálisis social e institucional. Los socialistas tuvimos que asumir la responsabilidad de devolver el movimiento a nuestra tierra, de gestionar los recursos públicos en un momento muy complicado sin dejar de lado nuestro compromiso con la justicia social y la igualdad. Por eso en Asturias congelamos las tasas universitarias; por eso en vez de privatizar hospitales abrimos dos nuevos, uno de ellos, el HUCA de Oviedo, puntero en servicios y equipamientos. Tenemos un enorme sentido de responsabilidad con nuestra tierra y con nuestros conciudadanos, y ello nos impulsa a trabajar sin cesar para dar valor a nuestro compromiso de gobernar para todos y todas poniendo sobre el papel, con cifras, con hechos, los valores de izquierdas que siempre han inspirado nuestro discurso.

Agradecer a Nino, su absoluta disponibilidad y predisposición a colaborar en este espacio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s