Cuestionario sobre los retos de la socialdemocracia a GUILLE CRESPO.

El invitado de hoy para responder el Cuestionario sobre los retos de la socialdemocracia es Guillermo Crespo.Guille es, para mi, una suerte de hermano mayor y maestro. Doctor en Derecho y ex-Director General de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura. Dedicado en la actualidad a la asesoría y a la consultoría es estratégica, es un tipo brillante, 79845_1con mucha capacidad de análisis y con una gran imaginación para la resolución. Como no podía ser de otra manera sus respuestas no tienen desperdicio.

– ¿Cuáles son, en tu opinión, los principales retos de la socialdemocracia en la actualidad?

El principal reto al que se enfrenta la socialdemocracia es el de formular un modelo de economía sostenible y demostrarlo. Así, la bondad de este sistema frente al capitalismo sólo puede conseguirse por superación de aquél. Por tanto, el objetivo debe consistir en armar un modelo económico que sea autosuficiente y cuya finalidad no sea el enriquecimiento individual sino el equitativo. Y se entenderá como equitativo porque fomentará las oportunidades de enriquecimiento individual, al mismo tiempo que garantizará una vinculación social con efectos redistributivos por interés general. El elemento diferenciador está en la participación del Estado como ente superador y equilibrador de esas relaciones económicas, que habrá de incentivar la actividad empresarial, al tiempo que instaurar una nueva cultura de contraprestación a la sociedad que lo sustenta.

– ¿Cuáles deben ser las políticas que identifiquen a los partidos socialdemocratas frente a los partidos neoliberales o conservadores?

A mi modo de ver, los rasgos identificadores básicos de las políticas socialdemócratas tienen mucho que ver con el establecimiento de garantías mínimas para quienes se encuentran en situaciones desfavorecidas (culturales, económicas, sanitarias, etc.). Por tanto, lo que diferencia las políticas sociales frente a las demás opciones neocapitalistas estriba precisamente en que el objetivo es promover el desarrollo individual garantizando la igualdad de oportunidades y convirtiendo images (1)al Estado en garante de los servicios públicos esenciales (educación, sanidad, prestaciones por desempleo, vivienda, igualdad de sexo, etc.). No se trata de igualar por arriba sino de asegurar un mínimo de dignidad y seguridad básica para todos, tanto en el ámbito económico como en el educativo, cultural o sanitario.

– ¿Está respondiendo satisfactoriamente la socialdemocracia a los retos ambientales que se plantean (cambio climático, energias renovables…)? 

Todas las políticas que defienden intereses generales o incluso difusos requieren de amplios periodos de implantación. Eso explica que en el ínterin se produzcan fases o procesos evolutivos. Y por ello, respecto de las políticas medioambientales, la socialdemocracia ha pasado de sentir escepticismo ante aquellas reclamaciones de grupos ecologistas o partidos segmentados (y en ocasiones extremistas), a entender que es una demanda social universal. Es por eso que se haya pasado de ser meros observadores ante los movimientos reivindicativos, a una fase en la que se han asumido como propios e integrado en las políticas y pilares básicos de la socialdemocracia. Su actual plasmación en el desarrollo de políticas energéticas, de agua o de conservación de la biodiversidad confirman ya un alto grado de implicación aunque con aspiración de mejora.

– ¿Cuál debe ser el papel de las políticas medioambientales en el futuro de la socialdemocracia?

Las políticas medioambientales deben ocupar un papel importante en el diseño de la socialdemocracia del Siglo XXI. Pero lejos de caer en los tópicos o discursos políticamente correctos, entiendo que debe hacerse un ejercicio mucho más serio y científico de la interactuación entre el hombre y la naturaleza. Entre la sociedad y los recursos naturales. Entre el crecimiento económico deseado y la conservación necesaria. Hoy aún no nos encontramos en una fase madura de estudio y aplicación y ello hace que se caiga sistemáticamente en enfrentamientos del hombre frente a la naturaleza, el crecimiento económico frente a la conservación, o la adaptación frente al inmovilismo en sendas posturas. En mi opinión, el enfoque no debe ser el de no tocar para no afectar sino el de conocer hasta dónde se puede intervenir sin riesgo de dañar y sólo así podrán garantizarse crecimientos de verdad sostenibles.

– ¿Cómo debe darse cabida en los partidos socialdemocratas a los movimientos ecologistas? ¿hay posibilidad de integración o alianzas permanentes con los verdes?

En realidad, los grupos ecologistas ayudan a potenciar y centrar las políticas ambientales y por tanto cumplen mayoritariamente una función social deseable. No obstante, como cualquier otro colectivo de sensibilización social (feministas, movimientos LGTB, etc.) deben ser entendidos exclusivamente como tales, es decir, como una forma válida y parcial de participación social, y no como una forma representativa absoluta. Su traslado al ámbito parlamentario a través de partidos verdes, puede ofrecer nuevos campos de desarrollo para políticas de crecimiento económico sostenible. Y para ello entiendo que la fórmula más interesante habría de estructurarse con el pacto de programas concretos y específicos. Si los partidos socialdemócratas adoptan ese papel coordinador puede ver reforzadas y modernizadas sus líneas identificativas y permitir alianzas muy deseables a futuro.

Gracias, Guille por tu predisposición y colaboración con Un Jurista entre bambalin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s