El vacío del día después

Hoy no escribo por necesidad. Lo hago por obligación. Imaginándome en una ruidosa redacción con los gritos del redactor jefe atronando y reclamando mi columna porque la edición se cierra. Estimulante ejercicio para alguien que cuenta entre sus vocaciones frustradas la de periodista.

No puedo más que empezar agradeciéndoos a todos y todas vuestras llamadas y mensajes tras mi último post. Gracias.

Un Jurista entre bambalinas sigue creciendo, con vuestra ayuda. La temática ha venido marcada por las circunstancias y los acontecimientos, pues esto no deja de ser una bitácora personal. Los rumbos dibujados en cartas de navegación son bonitos, pero en el mar hay niebla, tempestades o vientos que te hacen modificar el trayecto.

Me gustaría hoy escribir, pero no puedo, sobre el sistema de fuentes y el recurso de casación –pero a quién le interesa eso–, sobre algún bar especial, sobre la Playa de la Gaviota, sobre las tarjetas de crédito y el dinero electrónico o sobre un amigo que quiere ser cirilero de La Mortaja. No me sale. Habrá tiempo y posts.

Si hay algo jodido, con perdón, tras el suspenso –y los lectores opositores lo sabéis– es el vacío del día después. No tener nada que hacer. Que no te estén esperando tus fieles temas. Que puedas leer, por ejemplo, durante horas sin tener remordimientos por no estar estudiando. Y en esas ando, amigos, intentando llenar el vacío mientras decido –la cabeza me va a estallar– qué hago. Se admiten propuestas y se aceptan consejos. Aprovecho, de nuevo, para ofreceros mis servicios profesionales como abogado o economista.

Cambiando de tercio –nunca mejor dicho– os recomiendo, una de mis lecturas de esta semana, Lupe, el sino de Manolete de Carmen Esteban, algo más que una biografía y que una historia de amor. Manolete y Lupe Sino fueron una pareja especial en un país puritano, pacato e hipócrita.

Disfrutad el fin de semana.

La vida es emífera

Manolete

4 comentarios en “El vacío del día después

  1. Pues yo haría un ejercicio de introspección, por ejemplo. Pensaría en si de verdad eres consciente de lo joven que eres, las muchas oportunidades que, con total seguridad, te va a dar la vida y si vas a estar preparado para aprovecharlas. Ah! y otra cosa: hace mucho tiempo aprendí que, personas como tú, hagan lo que hagan, jamás pierden el tiempo. Ventajas de ser inteligente.

    Me gusta

  2. Un hombre co Tu con lo que as luchado por estar donde estas no puede sentirse habatido por un no aprobado, la lucha debe seguir y tu puedes con todo Jose Luis

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s