Cerrado por oposición

10641056_716542255102905_1793389264501110837_n

Ya sabéis que este blog, además de tener un contenido multidisciplinar –soy un jurista metomentodo–, es el diván del psicoanalista –argentino, por supuesto– de este opositor. Un espacio ideal para desahogarse contándoos las esperanzas, miedos, ilusiones, frustraciones, ánimos y desánimos en la dura carrera de la oposición. Además, en los últimos siete meses ha sido una fenomenal vía de escape y canal de comunicación con muchos de vosotros.

Me he marcado un duro plan de trabajo. La siguiente convocatoria está cada vez más cerca y no puedo dejar nada al azar. Así, comienzan unos meses de aún más vida monacal. Sólo temas, códigos, cronómetro y café –con moderación–, sin lecturas –por recomendación de mi preparador para que no me acelere–, blog o redes sociales.

La derrota de julio me dejó tocado y me ha cambiado. Estudiar y repasar temas aprendidos, manteniendo la motivación, sin lamerte la herida, sabedor de que aquí influyen factores que tú no controlas, llega a desesperarte, pero las ganas de alcanzar la meta son tantas, y más después de lo pasado, que no puedo darme el lujo de rendirme.

Los fracasos son parte del aprendizaje en este maratón. En cualquier caso, y me dirijo especialmente a aquellos que estéis afrontando un reto similar, la experiencia merece la pena. Por una lado, los conocimientos que adquieres serán siempre una ventaja comparativa. Por otro lado, la oposición te forja el carácter, eres consciente de tus límites, tus imperfecciones y eso te hace más fuerte. En este tiempo, he aprendido a tener paciencia, a trabajar sin que los rendimientos no sean inmediatos o a que ser perfeccionista es más un factor limitante que una virtud.

Compañeros opositores, nuestra lucha contra el temario es como la pugna del arroyo contra la roca, siempre gana el agua porque persiste. Pues eso, a persistir.

Aunque como he dicho, esta era un vía de escape, he tomado la dura decisión de cerrar Un Jurista entre bambalinas por oposición. No desesperéis los lectores más fieles, este cierre sólo será una reducción de horario. Vendré por aquí, a contaros curiosidades, pero no con tanta periodicidad.

Seguiré escribiendo en mi viejo cuaderno historietas y posts para este espacio pero no pasaré tanto por aquí. Necesito aislarme, tomar espacio y bajar las revoluciones de mi cabeza. En los próximos meses, cuando acabe mi horario como opositor, no continuaré haciendo otras cosas, fomentando así mi hiperactividad,  que más que ayudarme me lleva a desanimo. De esta forma, aprovecharé para descansar con actividades que no requieran darle revoluciones a mi cerebro.

Nos seguimos viendo, aunque menos. Gracias por vuestros ánimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s