I Aniversario de Un Jurista entre bambalinas

XLqTEFOhCuando el Estudiantes, mi equipo, alcanza en el tanteo de algún encuentro los 69 puntos, el sector más ruidoso y bullanguero de la Demencia lo celebra como una pequeña victoria. El porqué creo que lo imagináis. Las aficiones humildes disfrutamos con poco.

Así, en Un Jurista entre bambalinas estamos de celebración por partida doble. Por un lado, hace ya casi un año que este cuaderno personal vio la luz y, por otro lado, éste es el sexagésimo noveno post.

En este primer año de vida, desde la entrada de presentación (Y un blog ahora, ¿a santo de qué?) , aquí se ha hablado de muchas cosas, de mi (50 cosas sobre mi); de mi madre (Adela, mi madre, mi tesoro); de mi padre, además en varias ocasiones ( ¡Enhorabuena, Alcalde!, De todos modos, lo tendría claro, Un regalo de cumpleaños para mi padre); de mi hermana (Un sol con carácter); de mi abuelo (Un cumpleaños con regalo electoral); de los amigos que se casaron (Una donación propter nuptias), de los que emigraron (Algo se muere en el alma), de los que siempre están ahí (Dos de mis soldados, Felicitando el cumpleaños) o de las amigas novelistas (Una novelista romántica); de temas jurídicos –por cierto, comprobé que no os interesan demasiado– (Brevísima aproximación a la “defensa cruzada de derechos y Las formas como garantía del Estado de Derecho y la democracia); de dos grandes juristas como García de Enterría (Se buscan jóvenes juristas) y Diez–Picazo (Rápido y breve obituario de D. Luis Díez-Picazo); de la mejor tortilla de Madrid (La tortilla de El Venus); de un arroz caldoso para chuparse los dedos (El arroz caldoso del bar marinero); de la abacería de mi amigo Paco (Las tapas de la Abacería “Sierra & Mar”); de pubs y bebidas singulares (Una copa, bien acompañado, en Diversis y Un cóctel con historia, la leche de pantera); de los retos de la socialdemocracia (Reflexionando sobre el futuro de la socialdemocracia); de Don Benito, su historia y su cultura (Cosas típicas o populares de Don Benito, Daniel Cortés, un investigador calabazón, Descansa en Paz, Mariano y ¿De donde sacas el tiempo, Julio?); de anécdotas históricas (La maleta que Franco buscó 40 años); de librerías (Cazando libros en Alcaná); de baloncesto (Ser de los que ganan es muy fácil y Recuerdos baloncestísticos de mi infancia); o, de la campaña de las pasadas municipales (Carta abierta a las ofensoras y ofensores, Unos compañeros de viaje muy especiales y Un momento para el recuerdo). También, como no podía ser de otra manera, pues esta bitácora quizás debió bautizarse como Un Opositor entre bambalinas, os narré mis anécdotas opositoriles (La vida al límite de un opositor) o compartí con vosotros el fracaso y los momentos más duros (Una amarga derrota).

Muchas palabras después de haberme lanzado a esta aventura, estoy francamente contento, sobre todo, por el aprendizaje, por los lectores que conocí en el camino, porque me sirvió de vía de escape en los meses de más encierro y por el resultado, casi cuarenta mil visitas.

Sin vosotros, bambalineras y bambalineros, esto no habría sido posible. De corazón, gracias. Como podéis imaginar, esto no ha hecho más que empezar. Me quedan palabras e ideas para rato y seguiré obedeciendo a mis caprichosas musas cuando inoportunas se insinúen.

Os animo a que sigáis ahí, a que participéis, a que lo difundáis si os gusta y, en fin, a que hagáis este espacio también vuestro. Estáis en vuestra casa.

2 comentarios en “I Aniversario de Un Jurista entre bambalinas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s