Los que empujan

Miguel Indurain se dejó su sexto Tour de Francia, un 16 de julio, el día de su cumpleaños, en las rampas de Hautacam. Miguel I de Navarra y V de Francia, no estaba bien y no aguantó los ataques del danés Riis. Aquel día lloré desconsoladamente viendo como mi ídolo no pasaría a la historia por haber ganado seis tours de manera consecutiva, encima la siguiente jornada la carrera llegaba a su Pamplona natal.

images (9)Tengo almacenada en la retina la imagen de un aficionado que lo empuja y trata de ayudarlo en las duras cuestas de Hautacam. Siempre he admirado a ese tipo anónimo que se niega a ver desfallecido al gran Miguel.

Todos tenemos en nuestras vidas varios aficionados así, que nos empujan en las rampas duras o nos dan un periódico en la cima del puerto para que no nos resfriemos en la bajada. La dura carrera de una oposición, como cualquier otra dificultad que se plantea en tu vida, te ayuda a valorarlos.

Sirva este post para agradecer antes de la subida del último puerto la ayuda en las etapas malas, los avituallamientos y los empujones cuando las fuerzas flaqueaban a mis padres, que siempre están ahí; a mi hermana, que tiene siempre frases de ánimos; a mis abuelos y mis tíos, que la familia siempre es lo más importante; a Darío, Pamina, Julio, Sara, David, Rosana y Dani, por el apoyo, los chistes que ayudan a relajarse y alguna salida que te ayuda a desconectar; a Lola, que estuvo con cariño y apoyo, sin importarle mis idas y venidas; Germán, que alienta mi estudio con proyectos futuros; a Juan Javier, por darme la receta de la ajonesa y ser el sentido común; a Daniel, por todas las anécdotas vividas –verás tú el día que las contemos–; a Víctor, que, aunque nos quedásemos sin batería, siempre tuvo fuerzas para darme; a Jorge Y., que en este proceso se convirtió también en mi vecino; a Elena, que, a pesar de haber emigrado, siempre estuvo ahí; a Paula y José Antonio, por los cafés compartidos; a Alberto, a quien debo verme metido en esta guerra; a mis preparadores; a Agustín, Mercedes, Domingo, Pilar,  Antonio S., Guille, José Marí, María José, José Luis, Miguel Ángel, Antonio Ch., Miguel P., Duque, y otros amigos de mi padre que ya lo son míos; a Jose y Paco, mis tíos/amigos; a mis amigos de Isla Cristina que amenizaron mis retiros estudiantiles; a Ramón, más que un blibliotecario un coach; a tantos otros, como Julio, Marta, Mendoza, Ismael, Daniel Parra, Laura Q., Cristina, la gente del Venus, Don Ángel, mis antiguos compañeros de academia, Aixa, María, Paula, José “el de las fotocopias”, a compañeros/as de Juventudes; y, a muchos otros, que me dejo en el tintero, entre ellos a ti, que lees esto. Gracias por los impulsos. Espero no defraudaros.

Sé que me olvido a muchos y muchas, disculpadme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s