Los políticos también tienen familia

Vivimos una época en que la política está muy desprestigiada y los políticos son, como el arbitro que se equivoca y señala un penalti inexistente en el minuto noventa, el foco de todas las iras. Pagan justos por pecadores. Acostumbrados, como estamos, a que los telediarios abran con operaciones policiales y juicios por corrupción, todos han sido metidos en el mismo saco. Esta generalización, como todas, no es válida, pues un buen número de ellos se dedica en cuerpo y alma, con honestidad, a tratar de mejorar su ciudad, su región o España.

Con la situación que se dibuja en el primer párrafo, os podéis ya imaginar que ser hijo de político no es nada fácil. Al tradicional estigma de ser hijo de, hay que sumar la escasa valoración de la dedicación de nuestros padres. Aparte, claro está, del tiempo que cedimos y dejamos de pasar con ellos.

976230_1Dejando a un lado los disgustos y malos momentos, cuando vemos tratar injustamente a nuestro padre, recibiendo campañas de desprestigio o ataques personales, es un orgullo para quienes creemos en la política que nuestro padre dedique parte de su vida laboral al ejercicio de una actividad noble que persigue el interés general. Soy así de romántico, considero que la política es el medio para transformar la realidad y mejorar la vida de tus conciudadanos.

Mañana sale a las librerías “Guillermo Fernández Vara, el desafío del cambio” en el que se relata la derrota electoral del actual Presidente de Extremadura en 2011 y su travesía posterior, escrito por su hijo Guillermo Fernández Martínez. Tengo ganas de leerlo además de por el tema, por quién lo escribe. Un testimonio así de primera mano, de alguien que sufre y conoce los entresijos más íntimos del político. Aunque pudiera no parecerlo, los políticos son personas y hasta tienen familia.

 

 

Un comentario en “Los políticos también tienen familia

  1. Siempre he pensado que estar en la palestra debe ser más difícil para los que lo rodean que para el propio interesado ( a fin de cuentas, es uno quien elige a qué dedicarse) Sé por tu familia lo duro que resulta estar en boca de todos – aunque algunas compensaciones conlleva, claro está – y no le arriendo las ganancias al hijo de Vara; con todo, no siento interés por su biografía ni aunque la haya escrito su hijo. Me temo que pocos políticos me inspiran interés ya, después de sus últimas actuaciones.
    En alguna caña ya me contarás que opinaste tú al final, lector impenitente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s