Julito, avisado estabas, ¡feliz cumple!

Todo empezó hace unas semanas, un sábado soleado de este otoño. Iba paseando distraído, absorto en la lectura de una novela, cuando una chica –para mi ella aún no era señora– bastante guapa, chilló al que debía ser su hijo: «¡Alfonso, no molestes al señor con la pelota». Sí, eso dijo, al señor. Aquello me sacó de la lectura y me sumió en melancólicos pensamientos –os prometo que no iba leyendo a Pessoa– sobre el paso del tiempo y lo viejo que nos hacemos. La cosa no quedó ahí. Pocos días después, llegó a mis manos “Cómo ser el señor Lehman”, la historia del paso a los treinta de un barman en el bohemio y berlinés barrio de Kreuzberg. El virus ya estaba inoculado. Lo identifiqué, tras mucho cavilar, al leer la crítica de la última película de Bárbara Lennie, “María y los demás”. Solo, poseído por una suerte de hipocondría sentimental, me diagnostiqué la crisis de los treinta. Esa crisis que llega cuando tienes que empezar a jubilar los pájaros de tu cabeza.

Comprenderás, compadre, que con este fantasma rondándome, me aterre encarar el cumpleaños de un quinto, pero, las obligaciones mandan –cosa de los treinta ya, supongo–, y no podía dejar de escribirte esta laudatio.

Sería demasiado osado, por mi parte, teorizar sobre la amistad cuando tú condensaste todo lo que ésta conlleva en un magnifico y celebrado brindis. Además, ya hemos hecho juntos guardia en las suficientes garitas como para saber de qué va todo esto e identificar a quién está dispuesto a permanecer a tu lado a pesar de todo.

Te estarás preguntado, querida lectora o querido lector, que a quién va dirigido todo esto. Pues, estoy refiriéndome a mi gran amigo, Julio Carmona, con motivo de su próximo trigésimo primer aniversario. Espero que sepas perdonarme, y sigas viniendo por aquí, aunque las próximas palabras sean algo cursis y manidas, pero no se me ocurrían otras mejores para hablar de un tipo al que quiero tanto. En todo caso, las culpas se las puedes echar a mi corazón, que es el que ha dictado esta entrada.

14721541_1131988606891599_2651680718790088374_nJulito ha llegado a los treinta siendo ese tío que todos quieren tener en su vida porque te hace mejor, te ayuda a levantarte cuando has tropezado, y está contigo tanto en las noches de farra como en los momentos más sombríos.

Trabajador incansable. Encadena jornadas maratonianas, con múltiples trabajos y quehaceres, sin olvidarse de mandar audios de cinco minutos por Whatsapp a sus amigos. Fijaos si es currela, que andaba buscando trabajo y le dijeron: «Mira, aquí sólo tenemos una cosilla, pero son doce horas al día», y contestó «Sí eso venía buscando, una media jornada». No te exagero, a poca gente vi trabajar tanto y tan duro.

Además, tiene una de esas inteligencias con profundo pragmatismo y sentido común que te obligan a pedirle consejo, unos grandes valores –generosidad, honestidad, responsabilidad o integridad– aprendidos de sus padres, un gusanillo por el deporte que te contagia, un compromiso por hacer de este mundo un sitio mejor o unas ganas de pasárselo bien que le hacen acreedor de las mejores amistades.

Uno de nuestros más repetidos mantras es: “qué más da el sitio si la compañía es buena”. Y es que yendo con él y, por supuesto, también con su excelente fichaje, Sara, todo va ir de lujo.

Acumulamos batallas varias, que no es cuestión de contar aquí, en noches que comienzan con discursos grandilocuentes y terminan con tostadas con tomate y colacao; con fiestas en aquel templo de nuestra postadolescencia que fue el Ático; con charlas arreglando el mundo en bares que sirven patas bravas que llevan una salsa más radioactiva que picante; con risas contando chistes o imitando toreros; bebiendo un brandy Alexander en Diversis; o, disfrutando al encontrar botellas de licor escondidas en apartamentos de Airbndb. Aunque nos hacemos viejos, amigo, espero seguir compartiendo batallas contigo, gente como tú hay poca.

Julito, compadre, tenias razón que fuerza dan las estrellas.

Un comentario en “Julito, avisado estabas, ¡feliz cumple!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s