Estudiar tras un suspenso

descarga (37)Cada vez falta menos para el examen, algo más de dos meses o menos de tres –todo depende de cómo se mire– y los días se consumen entre repasos y cantes. Últimamente no he tenido tanto tiempo para pasar por aquí a contaros mis aventuras y desventuras de opositor.

Asumo que tener un blog donde contar estas experiencias supone en algunos casos una suerte de pornografía emocional. No quisiera ganar lectores por mis striptease anímicos y emocionales, si no que el relato de estas experiencias enriquezcan a otros que pasan por situaciones similares. Así, me alegra sobremanera los compañeros y compañeras del gremio opositoril que me dicen que mis post sobre las oposiciones les ayudan. Es todo un halago

Hoy, quisiera hablaros de cómo se enfrenta una nueva convocatoria tras un suspenso. Como sabéis los que frecuentáis esta taberna, en julio pasado fallé al quedarme en blanco y suspendí.

Después de semejante traspiés, es difícil borrar la experiencia traumática de un plumazo y dejarla atrás. Para reemprender el camino hay que liberar la tensión del momento y utilizar el traspiés como catarsis. La dificultad reside en deshacerte de las ideas negativas que te angustian y minan tu salud emocional. Si repites en tu mente el acontecimiento perturbador del suspenso, acabas frustrándote y angustiándote y tu capacidad para concentrarte disminuirá considerablemente. En estos meses, he aprendido –a base de palos­– que mientras más cansado estás con más intensidad aparecen los pensamientos negativos. Así, mi remedio ha sido descansar más y pensar que mi cota de mala suerte ya está cubierta.

Si has pasado por la situación a la que me vengo refiriendo, seguro que te has sentido culpable. La sensación de fracaso, de haber defraudado a los que te apoyaban y confiaban en ti o la enorme frustración te llevan a arrastrar un sentimiento de culpa que te atenaza. Claro está, que si has hecho todo lo posible no debería aparecer esa culpa, pero cuando eres exigente contigo mismo y quieres conseguir tu objetivo, no es tan fácil eliminarla. Lo que hay que evitar a toda costa es alimentarla. En mi caso, cuando la dichosa culpabilidad sobrevuela entre mis emociones me pregunto, siguiendo la recomendación de un amigo, ¿eres mejor o peor por haber aprobado o suspendido?

Un comentario en “Estudiar tras un suspenso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s