Otro enorme traspiés

Escribir es para mi un ejercicio de liberación. Una medicina. Una necesidad. Éste es mi primer remedio frente al desconsuelo, la tristeza, la frustración y la sensación de fracaso que ahora me invade.

Sí, como imaginas, ayer volví a suspender. No hay mucho más que contar al respecto. Se repitió la misma pesadilla del año pasado. Me quedé bloqueado cuando había comenzado a cantar los temas.

El día que dejé mi trabajo en un gran despacho para embarcarme en esta aventura sabía los riesgos y la dureza. No pude conseguir el objetivo y ahora estoy jodido –perdonadme, la expresión– y no me consuela nada. Aún así no hay de qué arrepentirse. Con el disgusto, la noche en blanco y la cercanía del fallo todo puede parecer negro pero soy consciente que la felicidad está en el camino y que fui un afortunado por haber podido perseguir mi vocación.

Toca levantarse y éste es el primer paso. Emprender nuevos caminos y mirar hacia nuevos horizontes. Entre los últimos tuits que dejó escritos Ivan Fandiño, quien fue un ejemplo de lucha por su sueño, decía dos cosas que son muy útiles, que nadie encuentra su camino, sin haberse perdido varias veces y que en la vida hay que morder el polvo alguna vez de verdad.

Todo suma en la vida. Y este fracaso y estos momentos de sabor agrio son producto de vivir y confío en que me ayuden a crecer. Me quedo con la anécdota que contaban el otro día en el blog kontencioso.es. Al procesalista Michael Taruffo le preguntaron qué tiempo le había llevado preparar una conferencia de una hora y replicó que “68 años, ocho meses y la última hora que he reflexionado a fondo sobre lo que debía decir, porque lo que pienso es el fruto de toda una vida”. Pues eso, esto me ayudará a preparar mi conferencia.

No puedo terminar sin agradecer a mis padres, mi novia, mis amigos y mis preparadores todo lo que me han ayudado y pedirles perdón por haberles defraudado. Ahora empieza un nuevo camino y creo, firmemente, a pesar del momento, que la vida es un canto a la esperanza y una llamada a la lucha, y os sigo necesitando conmigo.

6 comentarios en “Otro enorme traspiés

  1. Siento mucho discrepar contigo, tus amigos no nos sentimos defraudados, todo lo contrario, sentimos ORGULLO. Y, decidas lo que decidas, aquí estamos para apoyarte en lo bueno y en lo malo. Un fuerte abrazo y ánimo.

    Me gusta

  2. No se defrauda a nadie cuando se persigue un sueño.
    Ahora hay poco consuelo y te espera una época dura.
    Pero nada es para siempre. Remonta y apoyate en tu gente. Y a emprender otra aventura.
    Cuando te sientas mejor, quedamos para un café.
    Un abrazo Jose.

    Me gusta

  3. La perseverancia y constancia de estos años observada en lo poco que te conozco ya me parece un gesto digno de admirar, nunca te des por vencido Pepelu. Confío firmemente en que tienes grandes cosas que aportar al mundo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s