Santi, un deportista de hierro

19554523_933786270110690_6042013226182986957_n

La información deportiva en España gira en torno a la mediatización del Real Madrid y el F.C. Barcelona condenando al ostracismo al resto de deportes. Mientras conocemos al detalle los vericuetos de las negociaciones del PSG con Neymar Jr. o no paran de hablarnos de los hijos, los peinados o el proceso judicial de CR7, apenas sabemos nada de campeones como Saúl Craviotto o Javier Gómez Noya. Así que hoy quería hablaros de Santiago Martín-Romo, un hombre de hierro, un gran triatleta dombenitense.

Creo que la comparación se la leí a Carlos Arribas, ese gran cronista de ciclismo que tiene El País. El día más feliz de Maldini, como futbolista, lo pasó saltando, bailando junto a sus compañeros o dando vueltas al campo tras ganar la Copa del Mundo. En cambio, la que quizás fue la mejor jornada de la carrera deportiva de Claudio Chiapucci, aquella victoria de etapa en Sestriere en el Tour de 1992, la celebró entre calambres, dolores, tiriteras y llanto en la mesa del masajista del equipo Carrera. También, la satisfacción deportiva de Santi va de la mano del sufrimiento, de llevar el cuerpo al límite, de un gran esfuerzo, y de resistir y persistir. En Un Jurista entre bambalinas admiramos a los que luchan por conseguir sus sueños, a los que saben que no hay límites o a los que no descansan cuando se trata de alcanzar sus metas; y, sin duda, Santi es de esos.

Tras varios años cosechando grandes resultados en triatlones e ironmans, el fin de semana pasado Santi fue finisher -como se denomina en el argot a estos superdeportistas cuando consiguen finalizar- del Ironman de Zurich. Puede parecer una prueba más, pero no lo es. Está sólo al alcance de deportistas que están a otro nivel, de cuerpos y mentes de hierro. Los que no estamos acostumbrados nos cansamos solamente con pensar cuánto nadan, pedalean y corren. En concreto, esta exigente disciplina exige 3,84 kilometros a nado, 180 kilometros en bici y correr un maratón -42,2 kilometros-.

El objetivo de este dombenitense era poder clasificarse para el Campeonato del Mundo en Hawai. Terminó el 24º entre 2.500 participantes -el 2º español-  con una marca de 9 horas y 28 minutos. Una gran gesta. Sin embargo, desafortunadamente, por tan sólo un minuto no logró la tan ansiada clasificación. ¡Qué lastima! En cualquier caso, no puedo más que felicitarle y demostrarle mi admiración, además, de animarle para que siga persiguiendo su objetivo.

No conozco mucho a Santi, pero sí a sus padres y a su hermano, por lo que sé que además de un hombre de acero, es un gran tipo. Cosa que demostró al comentar la prueba en su tablón de facebook escribiendo: “esto no me hunde, me da más fuerza para seguir creciendo“. Sigue creciendo, Santi, muchísimo ánimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s