Santi, un deportista de hierro

19554523_933786270110690_6042013226182986957_n

La información deportiva en España gira en torno a la mediatización del Real Madrid y el F.C. Barcelona condenando al ostracismo al resto de deportes. Mientras conocemos al detalle los vericuetos de las negociaciones del PSG con Neymar Jr. o no paran de hablarnos de los hijos, los peinados o el proceso judicial de CR7, apenas sabemos nada de campeones como Saúl Craviotto o Javier Gómez Noya. Así que hoy quería hablaros de Santiago Martín-Romo, un hombre de hierro, un gran triatleta dombenitense.

Creo que la comparación se la leí a Carlos Arribas, ese gran cronista de ciclismo que tiene El País. El día más feliz de Maldini, como futbolista, lo pasó saltando, bailando junto a sus compañeros o dando vueltas al campo tras ganar la Copa del Mundo. En cambio, la que quizás fue la mejor jornada de la carrera deportiva de Claudio Chiapucci, aquella victoria de etapa en Sestriere en el Tour de 1992, la celebró entre calambres, dolores, tiriteras y llanto en la mesa del masajista del equipo Carrera. También, la satisfacción deportiva de Santi va de la mano del sufrimiento, de llevar el cuerpo al límite, de un gran esfuerzo, y de resistir y persistir. En Un Jurista entre bambalinas admiramos a los que luchan por conseguir sus sueños, a los que saben que no hay límites o a los que no descansan cuando se trata de alcanzar sus metas; y, sin duda, Santi es de esos.

Tras varios años cosechando grandes resultados en triatlones e ironmans, el fin de semana pasado Santi fue finisher -como se denomina en el argot a estos superdeportistas cuando consiguen finalizar- del Ironman de Zurich. Puede parecer una prueba más, pero no lo es. Está sólo al alcance de deportistas que están a otro nivel, de cuerpos y mentes de hierro. Los que no estamos acostumbrados nos cansamos solamente con pensar cuánto nadan, pedalean y corren. En concreto, esta exigente disciplina exige 3,84 kilometros a nado, 180 kilometros en bici y correr un maratón -42,2 kilometros-.

El objetivo de este dombenitense era poder clasificarse para el Campeonato del Mundo en Hawai. Terminó el 24º entre 2.500 participantes -el 2º español-  con una marca de 9 horas y 28 minutos. Una gran gesta. Sin embargo, desafortunadamente, por tan sólo un minuto no logró la tan ansiada clasificación. ¡Qué lastima! En cualquier caso, no puedo más que felicitarle y demostrarle mi admiración, además, de animarle para que siga persiguiendo su objetivo.

No conozco mucho a Santi, pero sí a sus padres y a su hermano, por lo que sé que además de un hombre de acero, es un gran tipo. Cosa que demostró al comentar la prueba en su tablón de facebook escribiendo: “esto no me hunde, me da más fuerza para seguir creciendo“. Sigue creciendo, Santi, muchísimo ánimo.

A la comunidad del Hogar de Ancianos Santa Teresa de Jornet.

Ayer despedimos a mi abuela Laura en la Capilla de Santa Teresa de Jornet después de una larga y tortuosa enfermedad. Durante los dos últimos meses de vida, estuvo ingresada en el Hogar de Ancianos de Santa Teresa de Jornet en Don Benito. No quería dejar pasar la ocasión y dedicarles unas palabras de elogio y agradecimiento a las monjas de la Congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados y al personal del Hogar que con tanto cariño, entrega, disposición y generosidad nos ayudaron a cuidarla, mimarla y a hacer que sus últimos momentos estuviese rodeada de amor.

Desde que ingresó a principios de abril, nos acogieron e hicieron sentir como en casa. Todo han sido facilidades. Asimismo, era sumamente reconfortarte ver con qué entrega y amor cuidan de los ancianos.

Abusamos del símil del camino para explicar la vida. Prefiero pensar que es un tren, de esos que va a toda velocidad y que todavía no han llegado a Extremadura. Pasa volando, se va en un suspiro y si te descuidas la pierdes. Nuestro tren cruza muchas estaciones donde suben y bajan viajeros. Allí, en el Hogar de Ancianos, se bajó para siempre una de las mejores pasajeras de mi tren. Sin embargo, como nunca todo es negativo, se subieron a él: otros ancianos del Hogar, siempre tan agradecidos; las cuidadoras que trabajan allí, en especial las de la planta de enfermería de mujeres –disculpad que las nombré, no quiero por un despiste olvidar a ninguna-, que tan bien cuidaron a mi abuela; el resto de personal del centro, destacando a Manuel Martín-Pero y Ana Aguilar, que tantísimo nos ayudaron; y las hermanas de los Ancianos Desamparados, con mención especial a la Madre Superiora y a Sor María, que nos dieron muchísimo cariño en momentos tan duros.

 Con profundo agradecimiento este post está especialmente dedicado a las monjas de la Congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, al personal y ancianos residentes que forma la comunidad del Hogar de Ancianos Santa Teresa de Jornet en Don Benito.

Te quiero mucho, abu

FullSizeRender (6)Te estás marchando poco a poco, como una vela que se apaga. Has resistido, como la mujer dura que siempre fuiste, a una enfermedad degenerativa que ha terminado postrándote en una cama y haciéndote necesitar respiración asistida. Sigo pensando que aún tan enferma me sientes a tu lado y notas mi cariño en la fase final.

Para mi hermana y para mi, tú has sido más que una abuela. Fuiste, además, madre a tiempo parcial cuando la nuestra trabajaba; maestra en las cuestiones de la vida que se solventan mejor con experiencia y sabiduría que con ecuaciones o fórmulas químicas; y, compañera de juegos y bromas.

Te llevo y te llevaré siempre conmigo. Te recordaré riendo y de buen humor. Te echaré de menos, muchas veces y con demasiada frecuencia. Me reiré con todas las anécdotas que acumulamos. No dejaré de utilizar tus múltiples expresiones, “viviendo y aprendiendo”, “ca´ joio va a su habio” y tantas otras. Seguiré tu ejemplo de trabajo y lucha.

No encuentro muchas más palabras, te quiero mucho, abu.

Isla Cristina, un paraíso de playas y sol

IMG_9786
Playa Central de Isla Cristina

Me gusta tanto Isla Cristina que me ha costado mucho escribir este post. Son tantos los atractivos de este pueblo del suroeste de la provincia de Huelva, en la Costa de la Luz, que limitarme a quinientas palabras para recomendarlo ha sido todo un reto.

IMG_9841
Imagen panorámica de Isla Cristina

De forma un tanto cursi, siempre digo que mi Isla es marinera, tiene marisma y la bautizaron con nombre de reina –regente, pero, en todo caso, reina–. Sus orígenes se remontan a 1755, tras el terremoto de Lisboa, cuando se asentaron allí pescadores de la sardina procedentes del Levante. Inicialmente, este asentamiento fue conocido como La Higuerita o La Figuereta, pero en 1834, por petición popular en agradecimiento a la regente María Cristina de Borbón por la ayuda prestada tras una epidemia de cólera, pasó a llamarse Isla Cristina.

Isla es marinera y pescadora. Tiene uno de los puertos más importantes de Andalucía y su lonja es la segunda en volumen de capturas de pesca fresca a nivel nacional. La industria pesquera y conservera han sido tradicionalmente el puntal de su economía. Si vienes, no dejes de visitar la zona del muelle Martínez Catena y la Lonja. Por supuesto, come pescados y mariscos –coquinas, almejas, gambas, corvina, salmonetes o raya–.

IMG_9842
Puerto de Isla Cristina

Pero vamos a lo que a ti más te interesa ahora que buscas un destino para tus vacaciones. Isla es un paraíso de sol y playas. Como vivimos en la época de las estadísticas, te dejo aquí unos datos: doce kilómetros de playas con arena fina y aguas cristalinas, y más de tres mil horas de sol al año. Claramente, un paraíso. Allí, podrás ver unos espectaculares atardeceres en la Playa del Cantil –la ubicación este-oeste del municipio las favorece­–; pasear por la Playa de la Gaviota tras llegar cruzando la Gola a través de un precioso puente de madera; darte un baño en la playas Central, del Hoyo, de la Casita Azul, Urbasur o Islantilla. Apúntate, que para mi es muy importante, que son playas prácticamente vírgenes rodeadas de un cordón dunar y de pinares que tienen un alto valor ecológico y que en ellas gozarás de tranquilidad sin masificaciones.

IMG_9844
Atardecer desde la Playa del Cantil

La Higuerita –como aún la llaman los isleños– está rodeada por las Marismas de Isla Cristina que se forman en la desembocadura del río Carreras y que han sido declaradas Paraje Natural por la Junta de Andalucía por el gran valor medioambiental de sus ecosistemas mareales, en los que destaca la avifauna, y la aceptable conservación de sus paisajes.

IMG_9564
Puente de madera que cruza la Gola hacia la Playa de la Gaviota

Además, también hay que destacar: su excelente gastronomía que merece un post aparte; su carnaval, uno de los más antiguos de España y en el que destacan sus comparsas y murgas; la procesión marítima de la Virgen del Mar que pone el colofón a las fiestas de la barriada marinera de la Punta del Caimán; La Higuerita, que es el periódico decano de la prensa onubense; y, por supuesto, a los isleños, gente humilde, trabajadora, abiertos, acogedores y con gran sentido del humor.

Déjate seducir y acércate este verano a Isla Cristina.

Agradezco especialmente a un amigo isleño, que ha querido permanecer en el anonimato, la ayuda con las fotos.

La maleta que Franco buscó 40 años.

1322666581_034614_1322679828_noticia_normalNo sé si a vosotros también os pasa. Empiezas a leer cualquier cosa –una entrada de la Wikipedia, un libro, un artículo de una revista o una noticia del periódico­–, googleas para descubrir más y terminas leyendo otros artículos o libros. Así llegue yo a esta historia y a la lectura de La pasión de José Antonio y su anexo La maleta de José Antonio y Las últimas horas de José Antonio, todos ellos del historiador José María Zavala, cuando había comenzado a curiosear en unos discursos parlamentarios de mi admirado Indalecio Prieto.

La figura de José Antonio Primo de Rivera está rodeada de múltiples mitos que no responden con precisión a la realidad histórica, de leyendas contradictorias y de incógnitas. Si deseáis conocer un poco más, os recomiendo leer las aproximadamente 50 páginas biográficas que le dedica Paul Preston en su libro Las tres Españas del 36.

También son múltiples los interrogantes sobre su fusilamiento el 20 de noviembre de 1936 en la prisión de Alicante. Por ejemplo, ¿qué papel jugó el General Franco en las negociaciones para su liberación? En este sentido, es de sobra conocida la mutua antipatía que ambos se tenían.

Si os gusta lo que yo llamo la historia-ficción, no es difícil dejar volar la mente y hacerse preguntas como, ¿qué hubiese pasado si José Antonio aparece en el puesto de mando de Salamanca?, ¿quién hubiese liderado el bando golpista?, o ¿Cómo habría continuado la fatídica guerra civil?

maleta5bEn el momento de su fusilamiento, José Antonio tenía en su celda una maleta con distintas pertenencias, que desapareció. Franco, temeroso de que contuviese algún documento que pudiese truncar sus planes o dejarlo en mal lugar, la buscó infructuosamente durante cuarenta años.

Imagino que estáis ansiosos por saber dónde estaba la maleta y quién la custodiaba. Pues bien, fue el ministro socialista Indalecio Prieto el que la ocultó en una caja fuerte del Banco Central de México, donde tuvo que exiliarse.

El comandante militar de Alicante, el coronel Sicardo, se hizo cargo de todos los efectos que había en la celda del líder de La Falange y se los envió a Prieto su albacea testamentario. Posteriormente, en 1977, en plena Transición, Víctor Salazar, destacado militante socialista y albacea testamentario de Indalecio Prieto, le entregó a Miguel Primo de Rivera, sobrino y ahijado de José Antonio, las llaves de la caja fuerte donde se hallaba el “preciado tesoro” que tantos falangistas y franquistas habían buscado sin cesar.

Que qué contenía la maleta, pues una reveladora nota de amor a Elisabeth Asquith, composiciones íntimas, un mono de miliciano, distintas prendas de vestir, utensilios de aseo, una pluma, unas gafas de lectura, una bandera falangista, dos boletos de lotería, un librito de oraciones, un medallón de la Santa Faz, o distintos documentos como su testamento ológrafo y distintas cartas.

Las personas están por encima de las ideas

1450292418_681266_70839600_fotograma_4Como sabéis los lectores habituales de este blog, mi padre es político, Alcalde de Don Benito, para más señas. He crecido en un ambiente progresista e implicado políticamente, pero en mi casa jamás se juzgo a nadie por sus ideas. Mis padres siempre han repetido que las personas están siempre por encima de las ideas.

En la última campaña, alguien buzoneó 10.000 panfletos –anónimos, por supuestos– descalificando –con mentiras y cuestiones personales– de manera muy grave a mi padre y recibí de mi jefe una lección muy importante, no todos debemos ser iguales, frente a las malas artes, trabajo y educación. En la vida como en la política no todo vale.

Me encanta la confrontación de ideas, discutir de política con amigos y amigas que no piensan como yo. A veces me convencen de algo, me hacen replantearme algún asunto o estar más seguro de lo que creo. Nadie tiene la verdad absoluta.

La Política es debate, discusión, confrontación, y también acuerdos y consensos. En democracia no caben comportamientos autoritarios, restrictivos de las libertades, o violentos. Sólo caben la tolerancia, el respeto, la educación. Debe reinar el uso de la libertad de expresión respetando y tolerando a quien no piensa como tú. Como decía Voltaire “no estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo”.

No es secreto que estoy profundamente en desacuerdo con la deriva del actual gobierno. No obstante, nada -NADA- justifica el uso de la violencia.

Muestro mi más rotunda repulsa a la agresión sufrida hoy por Mariano Rajoy. Apostemos por el respeto, la tolerancia y desterremos a los violentos.

Utilicemos el voto como arma de nuestra indignación, reivindiquemos nuestras posturas dentro de los cauces establecidos, respetemos al diferente.

El regalo de cumpleaños para mi padre

FullSizeRenderEl domingo, tratando de ser buen hijo, dediqué un estado de Facebook a mi padre por su próximo cumpleaños enlazando un post anterior de Un Jurista entre bambalinas. Con buen criterio, un amigo comentó que esa entrada ya no servía, que me currase una nueva. Así que aquí me tenéis escribiéndole a mi padre un post de regalo por su cumpleaños con un día de antelación.

Debo confesaros que soy malísimo eligiendo regalos. Sólo sé regalar libros y para ello no necesito que sea el cumpleaños u otra fecha especial. En mis múltiples visitas a librerías de viejo, manoseando antiguos libros, suelo encontrar gangas que me encajan con fulano o que le encantarían a mengano. Además, siempre pienso si es que existe un regalo mejor que un libro.

En tu 55º cumpleaños, papá, el regalo es éste.

Ha sido un año intenso, de mucho trabajo y sacrificio; alegre, porque recibiste la confianza de la mayoría de los dombenitenses y lograste tu sueño de ser alcalde de nuestra ciudad o, porque tu familia y amigos siguen junto a ti. Como es normal, hubo con algún momento amargo –así es la vida–, como cuando suspendí las oposiciones –que tú sufriste tanto como yo–; pero tu 54º año de vida, es un año más para el recuerdo.

Se me agolpan las ideas y me faltan las palabras. Tengo mucho que decirte y poco espacio y tiempo para hacerlo.

Por un lado, exigirte que sigas siendo como eres. Aunque bueno, si estás menos tiempo pegado a tu teléfono tampoco vamos a reñirte. Continúa siendo una persona honesta y trabajadora; un tipo que sigue sus principios e intenta comportarse bien con todos; un padre atento y generoso; un alcalde cercano, entregado, progresista y preocupado por tus paisanos; o, un maestro que enseña con sus actos.

Por otro lado, agradecerte todo lo que has hecho, haces y harás por mi, sé que gran parte de lo que soy te lo debo a ti, Jefe.

¡Feliz cumpleaños, viejo! ¡Qué cumplas muchos más!

Cerrado por oposición

10641056_716542255102905_1793389264501110837_n

Ya sabéis que este blog, además de tener un contenido multidisciplinar –soy un jurista metomentodo–, es el diván del psicoanalista –argentino, por supuesto– de este opositor. Un espacio ideal para desahogarse contándoos las esperanzas, miedos, ilusiones, frustraciones, ánimos y desánimos en la dura carrera de la oposición. Además, en los últimos siete meses ha sido una fenomenal vía de escape y canal de comunicación con muchos de vosotros.

Me he marcado un duro plan de trabajo. La siguiente convocatoria está cada vez más cerca y no puedo dejar nada al azar. Así, comienzan unos meses de aún más vida monacal. Sólo temas, códigos, cronómetro y café –con moderación–, sin lecturas –por recomendación de mi preparador para que no me acelere–, blog o redes sociales.

La derrota de julio me dejó tocado y me ha cambiado. Estudiar y repasar temas aprendidos, manteniendo la motivación, sin lamerte la herida, sabedor de que aquí influyen factores que tú no controlas, llega a desesperarte, pero las ganas de alcanzar la meta son tantas, y más después de lo pasado, que no puedo darme el lujo de rendirme.

Los fracasos son parte del aprendizaje en este maratón. En cualquier caso, y me dirijo especialmente a aquellos que estéis afrontando un reto similar, la experiencia merece la pena. Por una lado, los conocimientos que adquieres serán siempre una ventaja comparativa. Por otro lado, la oposición te forja el carácter, eres consciente de tus límites, tus imperfecciones y eso te hace más fuerte. En este tiempo, he aprendido a tener paciencia, a trabajar sin que los rendimientos no sean inmediatos o a que ser perfeccionista es más un factor limitante que una virtud.

Compañeros opositores, nuestra lucha contra el temario es como la pugna del arroyo contra la roca, siempre gana el agua porque persiste. Pues eso, a persistir.

Aunque como he dicho, esta era un vía de escape, he tomado la dura decisión de cerrar Un Jurista entre bambalinas por oposición. No desesperéis los lectores más fieles, este cierre sólo será una reducción de horario. Vendré por aquí, a contaros curiosidades, pero no con tanta periodicidad.

Seguiré escribiendo en mi viejo cuaderno historietas y posts para este espacio pero no pasaré tanto por aquí. Necesito aislarme, tomar espacio y bajar las revoluciones de mi cabeza. En los próximos meses, cuando acabe mi horario como opositor, no continuaré haciendo otras cosas, fomentando así mi hiperactividad,  que más que ayudarme me lleva a desanimo. De esta forma, aprovecharé para descansar con actividades que no requieran darle revoluciones a mi cerebro.

Nos seguimos viendo, aunque menos. Gracias por vuestros ánimos.

50 cosas sobre mi

Paseando por la blogosfera, he comprobado que hace tiempo –mucho, de acuerdo a los parámetros de la postmodernidad– estuvo de moda este tag –discúlpenme el extranjerismo–. Así que, a destiempo, voy a sumarme para que los lectores de Un jurista entre bambalinas podáis conocerme mejor.248886_110405899049880_2016165_n

1.- Me llamo José Luis, como mi padre. Esto genera bastantes confusiones. Suelen llamarme José, Luis o Pepelu –esto sólo un pequeño grupo de queridos transgresores–, y mi familia, siempre, José Luis.

2- Soy un apasionado –friki– del Derecho. Estudié Derecho y Economía, por mi gusto por los temas económicos y financieros, pero terminé enamorado, para siempre e irremediablemente, del Derecho.

3.- Ejerzo la “abogacía pro bono”. Si me conoces, ya sabes a qué me refiero. Para los que no, os diré que siempre ando resolviendo dudas y cuestiones legales de conocidos y amigos pro bono.

4.- Dedico la mayoría de mi tiempo libre a leer. Como decía Groucho Marx “encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro”.

5.- Me encantan los periódicos. Tengo almacenados recortes de noticias y reportajes desde principios de los noventa. Varios kilos de papel, mi madre puede dar fe, muy a su pesar. Además, poseo una colección, cada vez más importante, de cabeceras de periódicos que va creciendo gracias a las aportaciones de mis amigos.

22198_829918753765254_4398495640000328693_n6.- Debo confesar que leo el As, aunque no me gusta demasiado. Es utilísimo para tener tema conversación en muchos sitios. En España hablar de futbol es el equivalente británico de las conversaciones sobre el tiempo.

7.- Soy muy tímido. Me identifico mucho con lo que Ramón Gómez de la Serna escribía en sus Greguerias “la timidez es como un traje mal hecho”.

8.- Me gustan los cielos azules y el sol de invierno. Quizás, por eso, uno de mis versos favoritos, es el que le encontraron en el bolsillo de la chaqueta a Antonio Machado tras su muerte “estos días azules y este sol de la infancia”.

9.- Tengo un repertorio bastante importante de chistes buenos. Hay quien dice, sin motivo ­–porque se ríen­–, que no lo son. Allá ellos. Os dejo un par para que podáis disfrutar: “-Han robado en el chalet contiguo. ¿Comniguo?.El colmo de BlaBlaCar es que te toque Carromero de conductor”.

10.- Bebo mucho café. Siempre solo, a veces con hielo y nunca con azúcar.10494590_675441152546349_6814835686264187303_n

11.- Soy socialdemócrata y europeísta. El Estado del Bienestar es la mejor utopía factible. Te recomiendo, en este sentido, leer mi nuevo blog “El socialdemócrata esperanzado”. Mis referentes políticos, entre otros, son Indalecio Prieto, Juan Carlos Rodríguez Ibarra y mi padre.

12.- Soy un calabazón militante. Me encanta mi pueblo –que es una ciudad–, Don Benito, y siempre presumo de él. Me pasa lo mismo con mi región, Extremadura. Esto no me impide sentirme parcialmente identificado con otros lugares donde he vivido o he pasado. Así, también soy higueretero. Si alguna vez no me encuentran, probablemente esté en la Playa del Cantil de Isla Cristina.

13.- Soy “demente”. Para los no iniciados en el mundillo del baloncesto, así nos denominan a los seguidores del Estudiantes. Un equipo de patio de colegio, una de las mejores canteras de Europa y el primer equipo de Madrid.

14.- Nunca he sido de ningún equipo de fútbol. Quizás por eso nunca me ha interesado. Desde hace relativamente poco, soy “palangana”, me gusta el Sevilla Fútbol Club.

15.- Mis ídolos deportivos han sido Petrovic, el genio de Sibenik, y Miguel Induráin, el supercampeón navarro.

16.- Soy un tipo de códigos y principios. Como dice mi admirado Pérez-Reverte, prefiero un malo con códigos que un buenazo sin escrúpulos.

17.- Estoy muy unido a mis padres, José Luis y Adela, a los que admiro profundamente. Dos personas sencillas, trabajadoras, honestas y que me lo han dado todo.395910_10150448551916512_142436550_n

18.- Tengo una hermana, Laura. Es, como ya la definí aquí, un sol con carácter.

19.- He pasado siempre mucho tiempo con mis abuelos. A los que agradezco que me hayan transmitido una gran sabiduría popular.12036962_890449507712178_1824730620385174798_n

20.- Tengo pánico a las agujas. Aun así, donó sangre trimestralmente. Alguna vez me han rechazado como donante por lo nervioso que estaba.

21.- Aunque ahora no es muy popular, me gustan los toros. Vi a José Tomás, hace ya algunos años, y quedé prendado de la tauromaquia. Soy asiduo, cuando mis quehaceres me lo permiten, de las gradas del tendido seis y siete de Las Ventas.

22.- Soy opositor. Esto marca y forja tu carácter. Una experiencia vital sin la que es difícil conocerme o entenderme.

23.- No tengo actitud ni aptitudes para el cante y el baile. Soy nulo con el bricolaje. Mi compadre el Terra dice que tengo dos manos izquierdas.

24.- Mis gustos musicales son muy eclécticos. En mi iPod suenan Camarón, Iván Ferreiro, Extremoduro, Quique González, Bob Dylan, Doble V, Iron Maiden o Ismael Serrano.

25.-  Me gustan las camisas azules, los trajes azul marino y las corbatas rojas. Todo muy clásico y muy de abogado.11145183_873329196090876_3405760667177963437_n

26.- Soy asiduo de bares con encanto y con personalidad. No me gustan ni las franquicias ni los bares pretenciosos. Uno debe sentirse como en casa. Lee este post sobre el Venus, uno de mis bares favoritos y lo entenderás mejor.

27.- Me fio de la gente que da la mano con fuerza. Por contraposición, quienes dan la mano flojito, como muerta, en principio, me generan desconfianza.

28.- Siempre he sido autodidacta. Una de las cosas que más he echado de menos en mi formación jurídica ha sido la falta de un maestro o mentor.

29.- Perfeccionista hasta el cansancio y la pesadez, como me definía un antiguo compañero. Últimamente, he aprendido que lo mejor es enemigo de lo bueno.

11754524_804694139650893_4740755442777682968_o30.- Cuando era más joven, fui delgado. Engordé dieciocho kilos en un solo año y no volví a recuperar la forma. De aquellos barros estos lodos. Siempre vivo en el mañana me pongo a dieta y hago deporte.

31.- Dicen que soy un tipo muy tranquilo y que transmito calma. En realidad, soy muy nervioso, excesivamente nervioso.

32.-  Tengo múltiples supersticiones. Sé que pueden ser una tontería, pero ya no hay quien me las quite. Odio los gatos negros. Sorprendentemente, me encanta el número 13.

33.- Para juzgar ya están los jueces. Cada uno es como es. Intento no guiarme por primeras impresiones y quedarme con el vaso lleno, porque como decía mi abuela “todos tenemos nuestras pintitas”.

34.- Estoy empezando a escribir. Es como reír o llorar en soledad.

35.- Hay que ser escrupuloso eligiendo tus amigos, pero una vez que los hayas elegido tienes que ser leal y cuidadoso con ellos. Esa es mi filosofía.994180_692528580837606_337007756159405677_n

36.- Caminar me relaja y me ayuda a aclarar las ideas. Me encanta pasear.

37.- Conozco decenas de librería de memoria y las visito con mucha periodicidad. Me gusta pasear entre libros, detenerme y acariciar sus lomos y leerlos por encima. Soy un bibliófilo empedernido.

38.-  He sido adicto a Twitter, pero ya lo he superado.

39.-  Hago unos sándwiches y un arroz a la cubana espectaculares. Y, aunque pueda no parecerlo, cocino más que decentemente y me gusta aprender truquillos de cocina.

40.- Debería usar gafas. Tengo más de dos dioptrías de miopía en cada ojo. Sólo uso las gafas para conducir. Así que, si nos cruzamos y no te saludo, probablemente es que no te haya visto.11403114_10152874704916512_9070971631778525821_n

41.- Después de más veinte años haciendo la cama, todavía no he aprendido. Tengo una forma de hacerla que de acuerdo a los estándares generalmente aceptados no es la correcta, pero a mí me gusta así.

42.- Una vez que consiga el reto de ser Letrado del Tribunal de Cuentas, quiero doctorarme. Ya tengo buscados más de un tema para la tesis.

43.- Cuando apruebe la oposición, voy a ir a Nueva York con mi hermana, mi madre y mi amigo Germán.

44.- Mi escritorio de trabajo es un caos. Ahora se mezclan en él temas de la oposición, papeles varios, libros, periódicos y el ordenador. Desgraciadamente, sólo sé trabajar así. Tuve una jefa que me obligaba a dejar todo ordenado al marchar a casa cada día.

45.- Siempre llevo una libreta de notas. Nunca sabes dónde va a surgir una idea genial o se te va ocurrir una frase mágica.FullSizeRender

46.- Echo mucho de menos en Madrid a mis amigos de Don Benito –David, Rosana, Julio, Sara, Ignacio, Nagore, Darío, Pamina y Dani– y a dos de los tipos más grande que he conocido Juan Javier y Germán.

47.- Uno de mis retos a cortísimo plazo es lograr correr la sansilvestre dombenitense. Espero conseguirlo este 31 de diciembre.

48.- Si me quieres algo importante, escríbeme un email o llámame, pero no me mandes un whatsapp.

49.-  Te dejo esta para que la pongas tú, si te animas.

50.-  Actualmente, estoy soltero y sin compromiso. Si estás interesada, después de leer el post, y quieres saber más, podemos tomar un café o una caña. Bromas aparte, espero que te haya gustado.

Las formas como garantías del Estado de Derecho y de la democracia

La idea de que todo poder dentro de un Estado debe estar sometido a los límites de la Ley, como expresión de la voluntad popular, es una de las principales conquistas del Estado moderno.

Así, es en el marco del Estado de Derecho donde únicamente la democracia es posible. Por definición, el poder democrático es limitado. Esto tiene una fácil explicación. Los poderes exorbitantes, que campan a sus anchas, sólo producen violaciones de derechos y libertades –que en el Estado de Derecho se consideran fundamentales–, arbitrariedades e injusticias.

Tras esta breve introducción, quiero haceros ver que un Estado de Derecho, en una democracia, no debemos menospreciar la importancia de las formas.

La forma constituye una garantía esencial del Estado de Derecho. Únicamente si se respetan las normas, los procedimientos establecidos, tendremos la garantía de vivir en un Estado democrático y de derecho. En este contexto, es fundamental que se respeten las formas, tanto para dictar una ley como para detener a un ciudadano.

Os pongo un ejemplo, en relación con lo anterior, si se reuniesen en el hall del Hotel Palace o en la Plaza Mayor, ciento ochenta diputados –mayoría absoluta del Congreso de los Diputados– y emitiesen una declaración, todos y todas tendríamos claro que no es una ley. Esa declaración, sabemos, que no tendría efectos jurídicos, y que no obligaría a los jueces a la hora de aplicar las normas ni a los funcionarios para ejecutarla. Por mucho que representase a una mayoría social o expresase un clamor popular, no se trataría de una ley.

Al margen del procedimiento que se establece en la Constitución, no puede aprobarse una ley. Sin respetar las normas, ni las formas, no existen leyes, ni reglamentos, ni puede convocarse un referéndum o detener a una persona. Y es que sólo en el marco del respeto a las normas y a las formas, puede garantizarse la democracia y los derechos fundamentales y, evitar la existencia de poderes ilimitados.

Por mucho que las normas actuales no nos gusten, no podemos prescindir de ellas por la vía de hecho, saltárnoslas a la torera –que diría mi santa madre–, debemos ajustarnos para modificarlas o derogarlas a los cauces y procedimientos establecidos en el ordenamiento.

Solamente respetando las normas procedimentales, las formas, estará totalmente garantizada nuestra democracia. En un Estado de Derecho el fin no justifica los medios. Como ya se ha destacado, las formas son una garantía del Estado de Derecho y de la democracia.