Santi, un deportista de hierro

19554523_933786270110690_6042013226182986957_n

La información deportiva en España gira en torno a la mediatización del Real Madrid y el F.C. Barcelona condenando al ostracismo al resto de deportes. Mientras conocemos al detalle los vericuetos de las negociaciones del PSG con Neymar Jr. o no paran de hablarnos de los hijos, los peinados o el proceso judicial de CR7, apenas sabemos nada de campeones como Saúl Craviotto o Javier Gómez Noya. Así que hoy quería hablaros de Santiago Martín-Romo, un hombre de hierro, un gran triatleta dombenitense.

Creo que la comparación se la leí a Carlos Arribas, ese gran cronista de ciclismo que tiene El País. El día más feliz de Maldini, como futbolista, lo pasó saltando, bailando junto a sus compañeros o dando vueltas al campo tras ganar la Copa del Mundo. En cambio, la que quizás fue la mejor jornada de la carrera deportiva de Claudio Chiapucci, aquella victoria de etapa en Sestriere en el Tour de 1992, la celebró entre calambres, dolores, tiriteras y llanto en la mesa del masajista del equipo Carrera. También, la satisfacción deportiva de Santi va de la mano del sufrimiento, de llevar el cuerpo al límite, de un gran esfuerzo, y de resistir y persistir. En Un Jurista entre bambalinas admiramos a los que luchan por conseguir sus sueños, a los que saben que no hay límites o a los que no descansan cuando se trata de alcanzar sus metas; y, sin duda, Santi es de esos.

Tras varios años cosechando grandes resultados en triatlones e ironmans, el fin de semana pasado Santi fue finisher -como se denomina en el argot a estos superdeportistas cuando consiguen finalizar- del Ironman de Zurich. Puede parecer una prueba más, pero no lo es. Está sólo al alcance de deportistas que están a otro nivel, de cuerpos y mentes de hierro. Los que no estamos acostumbrados nos cansamos solamente con pensar cuánto nadan, pedalean y corren. En concreto, esta exigente disciplina exige 3,84 kilometros a nado, 180 kilometros en bici y correr un maratón -42,2 kilometros-.

El objetivo de este dombenitense era poder clasificarse para el Campeonato del Mundo en Hawai. Terminó el 24º entre 2.500 participantes -el 2º español-  con una marca de 9 horas y 28 minutos. Una gran gesta. Sin embargo, desafortunadamente, por tan sólo un minuto no logró la tan ansiada clasificación. ¡Qué lastima! En cualquier caso, no puedo más que felicitarle y demostrarle mi admiración, además, de animarle para que siga persiguiendo su objetivo.

No conozco mucho a Santi, pero sí a sus padres y a su hermano, por lo que sé que además de un hombre de acero, es un gran tipo. Cosa que demostró al comentar la prueba en su tablón de facebook escribiendo: “esto no me hunde, me da más fuerza para seguir creciendo“. Sigue creciendo, Santi, muchísimo ánimo.

Las bollas y empanadillas calabazonas

Si Proust hubiese nacido en Don Benito en lugar de la magdalena hablaríamos de la empanadilla de cabello de ángel. En Semana Santa, las despensas calabazonas se llenan de exquisitos dulces artesanos. Estos días se comen bollas, perrunillas, galletas rizadas, hornazos –no confundir con los salmantinos, los nuestros, se caracterizan por tener un huevo con cáscara en el centro, rodeado y sujeto por tiras de masa–, las sultanas de coco o empanadillas con relleno de calabaza, cabello de ángel o almendra.

0150-2-DECADA 70-BOLLAS
Mujeres con sus dulces hacia el obrador. Foto de Diego Sánchez Cordero

En vísperas de Semana Santa, antaño, cada casa se convertía en una dulcería y las mujeres se afanaban en seguir la tradición familiar. Las recetas y los trucos reposteros iban pasando de generación en generación. En libretas amarillentas por el paso del tiempo y con alguna que otra mancha de masa, se guardan grandes secretos reposteros como si de la fórmula de la Coca-Cola se tratase. Como podéis imaginar, en esta época sin tiempo y en la que todo se compra, la costumbre ha disminuido. Aunque todavía la semana pasada podían verse mujeres caminando con los brazos en jarra llevando las latas con sus dulces a cocer al obrador. Me crucé el viernes pasado, con una señora cargada de sultanas y bollas por las cuestas de la Calle el Aire y Buenavista cuando salía del horno de la panadería de La Gloria, desprendiendo un olor que alimentaba. Os prometo que daban ganas de cogerle alguna al descuido.

Como muchas de nuestras tradiciones, detrás de la gastronomía hay todo un rito social. Los dulces se comían y compartían con la familia y amigos los días de gira y se entablaba una sana competencia entre las dulceras para ver cuáles eran los mejores. Así, aprovechábamos gustosos los comensales para dar buena cuenta de los manjares, repitiendo, en muchos casos, para poder hacer una correcta valoración y no ser injustos con nuestras puntuaciones. Y como siempre sobraban, los calabazones instauramos el “domingo de Quasimodo” –domingo posterior al de Resurección- en el que se come todo.

IMG_4445
Las empanadillas de mi madre

Afortunadamente, mi madre, excelente cocinera, también continúa año tras año haciendo estos dulces típicos. Permitidme que diga sin exagerar que sus empanadillas de hojaldre rellenas de almendra no tienen parangón. Cada año hay una suerte de procesión de feligreses del dulce que vienen a casa a probar las empanadillas de Adela. Aprendió los trucos y secretos de la laboriosa elaboración de estas empanadillas de María Pajares –q.e.p.d–, otra dulcera digna de mención y matriarca de una familia que forma parte de la nuestra gracias a la amistad, forjada también con valores de otro tiempo, que nos une.

Nota: Imposible poder documentar gráficamente una tradición dombenitense sin una foto de Diego Sánchez Cordero.

Ayudemos a Cristina a cumplir un sueño.

CRISTINA

Qué poco diría en favor de este blog si no lo pusiese a disposición de una amiga para que pueda cumplir un sueño. Así que aquí estoy dándole un empujoncito y de paso pidiéndoos a vosotros que también la ayudéis.

El mundo es de los que sueñan y pelean por conseguir sus sueños y, desde luego, Cristina Valadés es de esas personas. Mujer joven, sobrada de fuerzas y ganas, con grandes valores –Jacobo y Manuela tienen muchos motivos para sentirse orgullosos–, y trabajadora que compagina su trabajo, su compromiso político –es concejala de juventud en Don Benito­– y su gran pasión el mundo de la música.

Todavía recuerdo con nitidez la primera vez que la oí en un video versionando a Malu con su hermano Javi a la guitarra. ¡Qué voz, madre mía! Además, es pura fuerza encima del escenario, con carisma, presencia y arte. Compagina varios proyectos musicales como son Amapolas Band –grupo musical compuesto por tres mujeres que versionan temas de los años 60, 70 y 80, armonizando a tres voces– y Rumbeando –grupo que versiona rumbas con un toque fresco– y ahora se ha presentado al casting Gana con tu voz previo al concurso La Voz y ahí es dónde tenemos que echarle una mano. Es muy fácil. Tan sólo, tenéis que pinchar AQUÍ y buscar el vídeo de “Cristina Valadés” con la canción “The Final Contdown” y votar. Ayudemos a Cristina a conseguirlo y de paso sigamos disfrutando de su gran voz.

Entrevista a José Luis Quintana, un alcalde apasionado.

ejlq.png

La pasión con la que se hacen las cosas marca el resultado. Y este alcalde derrocha pasión por Don Benito. Ya sé que es muy típico y tópico aludir a la pasión de un político por su ciudad, pero es que en este caso es como un enamoramiento, siempre Don Benito en la boca y volcado trabajando por impulsar la ciudad a costa, muchas veces, de robar tiempo a su familia –no recuerdo su último fin de semana libre–. Estas Navidades tomamos unos amigos y yo un café con él y no paró de hablar de Don Benito, hasta el punto que el café terminó montados en el coche visitando algunos lugares de la ciudad. Uno de mis amigos decía, tú padre vive por Don Benito, ¡qué pasión!”.

En el video de la entrevista a José Luis Quintana que comparto en este post, y que le hicieron esta mañana en Canal Extremadura, se puede ver cómo vive Don Benito. Como él mismo relata, en los veinte meses que lleva al frente del Ayuntamiento, la ciudad ha comenzado un cambio que parece imparable, con la implantación de nuevas empresas, la remodelación del centro de la ciudad y la zona comercial, la disminución del desempleo o la recuperación de FEVAL como referente.

Don Benito es el referente económico de Extremadura y como bien dice el alcalde en la entrevista, tenemos que creernos nuestro potencial. Explica los pasos que se están dando para preparar a la capital de las Vegas Altas para afrontar el futuro de manera exitosa en términos económicos, sociales, tecnológicos o de movilidad. Ensalza el potencial de la ciudad, con la zona industrial y comercial, quizás, más importante de la ciudad, con un empresariado pujante, emprendedor y comprometido, y con un sector agrario envidiable. Alaba el potencial de Medellín, un gran descubrimiento, del que sé que es asiduo visitante y buen conocedor. Además, queda clara su vocación de trabajar conjuntamente con Villanueva de la Serena, como ya se ha hecho para conseguir fondos europeos, porque, tomando sus palabras, juntos somos más fuertes.

No le gusta hablar de debates internos del PSOE fuera de los órganos del partido, pero no rehúye las preguntas del periodistas y los contertulios –siempre tan interesados en los temas internos de los partidos políticos–, él apoya a Pedro Sánchez.

No os cuento más que no quiero haceros spoiler. ¡Vedla!

 

La composición fotográfica de Manu

IMG_0656
Montaje fotográfico de Manuel Cerrato junto a su obra.

Son ya varias semanas las que llevo queriendo escribir este post. En concreto, desde que se inauguró la muestra de los trabajos del Master de fotografía de Desarrollo de proyectos en Blank Paper Escuela de Fotografía, donde el protagonista de la entrada, Manuel Cerrato, expone una obra.

Debo hacerte dos advertencias iniciales. La primera es que tengo mucho cariño a Manuel y a la familia Cerrato Quintero y puede que no sea objetivo, pero quién lo es. Y, la segunda, es que como bien supones no soy un entendido en arte y me guio por el gusto que he ido adquiriendo y aprendiendo.

Nos conocemos desde que él era un niño y yo un adolescente. Ser amigo de su hermano, Darío, me ha permitido ir conociendo muchas de sus creaciones. Así, tuve el privilegio de ver una de sus primeras obras. Se atribuyó, firmando con su nombre y edad en la esquina inferior derecha del lienzo, un cuadro que sus padres tenían en el salón de casa. Ya se vislumbraba que tenía madera, aunque supongo que la trastada artística le costase alguna reprimenda. Después, moviéndose con soltura en la pintura, el dibujo y la fotografía, me ha dejado boquiabierto en varias veces.

Manu, que está completando sus estudios en Bellas Artes, es un veinteañero cargado de talento con una inteligencia desbordante y una sensibilidad especial, y que, además, posee una fuerza y alegría arrolladoras. Me gusta la gente que trabaja para construirse, con espíritu crítico, sus opiniones y las transmite con una sabiduría humilde –la prepotente no existe–, y Manu es de esos. Un tipo con el que poder compartir unas cañas y llegar a casa, habiéndolo pasado bien, cargado preguntas, referencias y nuevas visiones. Vamos, una persona que merece la pena conocer.

IMG_0657
Familia y amigos del artista junto a su obra el día de la inauguración de la exposición

La obra que ahora expone en Blank Paper Escuela de Fotografía es una composición fotográfica en la que aborda los conceptos esenciales de espacio y vacío. No quiero daros más detalles porque tengo miedo a meter la pata. Mejor pregúntale a él tras acercarte a verla. A mi me pareció genial, y te aseguro que no te exagero. Manu tiene ya ciertos avales, como haber hecho la portada del último libro del poeta y escritor José Santiago Castelo, que obtuvo el XXV Premio de Poesía Jaime Gil de Biedma y que fue editado por Visor. Además, la Chica Arquitecta una de mis guías en temas artísticos, me dijo tras verla que le parecía muy buena y que era, sin dudas, de lo mejor de la exposición. Te aconsejo que veas este tráiler de Las deshabitaciones de Manuel Cerrato. ¿No te parece una genialidad?

Manu, mucha suerte, estoy seguro que con esas cualidades sólo pueden esperarte cosas buenas.

I Aniversario de Un Jurista entre bambalinas

XLqTEFOhCuando el Estudiantes, mi equipo, alcanza en el tanteo de algún encuentro los 69 puntos, el sector más ruidoso y bullanguero de la Demencia lo celebra como una pequeña victoria. El porqué creo que lo imagináis. Las aficiones humildes disfrutamos con poco.

Así, en Un Jurista entre bambalinas estamos de celebración por partida doble. Por un lado, hace ya casi un año que este cuaderno personal vio la luz y, por otro lado, éste es el sexagésimo noveno post.

En este primer año de vida, desde la entrada de presentación (Y un blog ahora, ¿a santo de qué?) , aquí se ha hablado de muchas cosas, de mi (50 cosas sobre mi); de mi madre (Adela, mi madre, mi tesoro); de mi padre, además en varias ocasiones ( ¡Enhorabuena, Alcalde!, De todos modos, lo tendría claro, Un regalo de cumpleaños para mi padre); de mi hermana (Un sol con carácter); de mi abuelo (Un cumpleaños con regalo electoral); de los amigos que se casaron (Una donación propter nuptias), de los que emigraron (Algo se muere en el alma), de los que siempre están ahí (Dos de mis soldados, Felicitando el cumpleaños) o de las amigas novelistas (Una novelista romántica); de temas jurídicos –por cierto, comprobé que no os interesan demasiado– (Brevísima aproximación a la “defensa cruzada de derechos y Las formas como garantía del Estado de Derecho y la democracia); de dos grandes juristas como García de Enterría (Se buscan jóvenes juristas) y Diez–Picazo (Rápido y breve obituario de D. Luis Díez-Picazo); de la mejor tortilla de Madrid (La tortilla de El Venus); de un arroz caldoso para chuparse los dedos (El arroz caldoso del bar marinero); de la abacería de mi amigo Paco (Las tapas de la Abacería “Sierra & Mar”); de pubs y bebidas singulares (Una copa, bien acompañado, en Diversis y Un cóctel con historia, la leche de pantera); de los retos de la socialdemocracia (Reflexionando sobre el futuro de la socialdemocracia); de Don Benito, su historia y su cultura (Cosas típicas o populares de Don Benito, Daniel Cortés, un investigador calabazón, Descansa en Paz, Mariano y ¿De donde sacas el tiempo, Julio?); de anécdotas históricas (La maleta que Franco buscó 40 años); de librerías (Cazando libros en Alcaná); de baloncesto (Ser de los que ganan es muy fácil y Recuerdos baloncestísticos de mi infancia); o, de la campaña de las pasadas municipales (Carta abierta a las ofensoras y ofensores, Unos compañeros de viaje muy especiales y Un momento para el recuerdo). También, como no podía ser de otra manera, pues esta bitácora quizás debió bautizarse como Un Opositor entre bambalinas, os narré mis anécdotas opositoriles (La vida al límite de un opositor) o compartí con vosotros el fracaso y los momentos más duros (Una amarga derrota).

Muchas palabras después de haberme lanzado a esta aventura, estoy francamente contento, sobre todo, por el aprendizaje, por los lectores que conocí en el camino, porque me sirvió de vía de escape en los meses de más encierro y por el resultado, casi cuarenta mil visitas.

Sin vosotros, bambalineras y bambalineros, esto no habría sido posible. De corazón, gracias. Como podéis imaginar, esto no ha hecho más que empezar. Me quedan palabras e ideas para rato y seguiré obedeciendo a mis caprichosas musas cuando inoportunas se insinúen.

Os animo a que sigáis ahí, a que participéis, a que lo difundáis si os gusta y, en fin, a que hagáis este espacio también vuestro. Estáis en vuestra casa.

¿De dónde sacas el tiempo, Julio?

645265_1
A la izquierda, Julio Carmona, junto al Concejal de Cultura, Manuel Núñez, con el documento de Diego González de Arcos de fondo, en 2012 – Foto:R. HABA

Hoy os traigo por aquí a uno de los notables de mi ciudad, Don Benito, a Julio Carmona Cerrato.

Este dombenitense del 59, con una alta talla personal e intelectual, trabajador incansable, con muy buena pluma y una capacidad analítica capaz de ver detalles que a otros se les escapan, es difícilmente encasillable por sus múltiples facetas y dedicaciones; docente de profesión, político de vocación, investigador y escritor por pasión y afición, además de padre y esposo. Creo que ya podéis entender el porqué del título.

Julio ha dedicado más de media vida a la enseñanza, desarrollando proyectos docentes tanto en institutos como el la universidad, ejerciendo cargos directivos en la Consejería de Educación y, en fin, ejercitando el arma más poderosa para cambiar la sociedad, la educación.

dsc_0099-e1428328360227
Julio Carmona -. Foto: Asociación Torre Isunza

Apasionado por su ciudad natal, que el año pasado le reconoció su dilatada trayectoria investigadora otorgándole el Escudo de Oro de la Ciudad, lleva años investigando nuestra historia con trabajos como La aldea de Don Benito a mediados del siglo XVI (Premio de Investigación “Santiago González” 2001), La aldea de Don Llorente y sus vínculos con Don Benito (de la leyenda a la historia) (Accésit Premio de Investigación “Santiago González” 2005) o, más recientemente, y no incluyo todos, Un error histórico: La identidad de Alonso de Mendoza (Premio de Investigación “Santiago González” 2015). Asimismo, suyo es el hallazgo, en la Biblioteca Nacional de Perú, de un relato escrito por Diego González de Arco y fechado en 1619, que es la publicación más antigua de un escritor dombenitense.

Por si lo anterior no fuera suficiente, también se ha prodigado como novelista, publicando en el 2011, La maldición de los Zenúes, un relato histórico de aventuras y como corresponsal de El Periódico Extremadura en la Comarca de las Vegas Altas durante los años 1989 y 1991.

Además, es una persona muy comprometida políticamente con los principios y valores socialistas. No en vano, ha sido Secretario General del PSOE de Don Benito, y ha trabajado, sin descanso, como concejal, para mejorarla vida de los calabazones.

Perdiendo el academicismo y la seriedad, hay que destacar que fue guardameta del Deportivo Don Benito y es un gran aficionado al futbol y al Real Madrid –a ver si su hijo Saúl se lo curra un poco y logra contagiarle la afición colchonera–.

Es un lujo, teniendo en cuenta lo relatado y lo que se queda en el tintero, poder llamarlo amigo y disfrutar y aprender de sus conocimientos. Y es que esta amistad tiene un doble vínculo, su amistad con mi padre –ya se sabe, los amigos de mi padre son mis amigos­­– y mi amistad con hijo, Julio.

Julio, esperamos poder seguir disfrutando de tus trabajos y de tu compromiso. Tenemos pendiente otro arroz caldoso para que me desveles de dónde sacas el tiempo para hacer tantas cosas.

Recuerdos baloncestísticos de mi infancia

descarga (14)
David Russell ganador del concurso de mates en Don Benito

He oído hablar tantas veces del primer All-Star –partido de las estrellas para los no iniciados– de la ACB, que se celebró en Don Benito, en diciembre de 1985, que lo recuerdo como si hubiese estado allí. Lo mismo me ocurre con Henry James, aquel alero estadounidense que jugó en Don Benito de la mano de Julio Francisco Gómez en el Circuito Profesional de Baloncesto –primera liga comercial ajena a la Federación Española de Baloncesto–, y que después recalaría en la NBA.

Mis primeros recuerdos, como espectador, son de la mano de mi padre –que fue algún año presidente del club– en el polideportivo viendo a aquel Don Benito dirigido por Luis Casimiro y en el que jugaban Nico Sanz, que le encantaba a mi padre, Eduardo Pascual, que debutó después en ACB y actualmente es uno de los dirigentes de mi querido Estudiantes, o los calabazones Parejo, Gómez Bernal y Gallego.

IMG_8744
El Don Benito de principios de los noventa
descarga (16)
Dorado Segura

Nuestro Don Benito desapareció; y comenzamos a ir los sábados por la tarde al actual Pabellón José Manuel Calderón de Villanueva de la Serena para ver a un inolvidable Doncel en la recién nacida Liga EBA. Así, y a partir de la temporada 1994/1995, disfrutamos varios años con el jugón Derrell Washington, Juanjo Ramirez, Charly Uzal, Nando Vicario, Oscar Rodriguez, Kamal Al-Hammouti, Antonio Ruiz –pura garra serona que nunca se rendía–, Porfi Fisac –primero, como jugador; y, después, como entrenador– Panadero, José Castillo, Mario Díaz, Carlos Mosquera o Txomin López. En el banquillo, siempre recordaré con profundo cariño a Dorado Segura –q. e. p. d.-.

A finales de los noventa, y siendo jugador de la cantera, empecé a disfrutar del C.B. Don Benito. Aquel ascenso a EBA con Marcos Blanco, José Castillo, José Antonio Sevillano o Miguel Adámez. Después en EBA vimos buen baloncesto con jugadores como Sergio Thompson, Cañellas –gran tirador con una mecánica extraña al que admiraba profundamente–, Jaime Heras –que hasta hace muy poco jugaba en la ACB­–, Paco Alcalde –a quien yo veía unas posibilidades infinitas–, Sampedro, Fernando Conde, Sequeira, Fede Bavosi, el gran Miguel Gómez, mi querido Darío Cerrato o los también dombeniteses Santi Zamarreño, Juanma Dávila, Miguel Adámez o Dioni. De aquella época no puedo olvidarme de Eulogio Martín, en el banquillo, y de Julio Francisco Gómez entre bambalinas.

Son muchos recuerdos, muchas anécdotas y muchas tardes de sábado o mañanas de domingo disfrutando, con mi padre, del baloncesto local. Intentando resumir y ser breve. De todo lo visto, me quedo con un entrenador, Luis Casimiro, un americano, Derrell Washinton y un español, Miguel Gómez.

descarga (15)
Luis Casimiro

Poco puede decirse a estas alturas de Luis Casimiro que los aficionados al baloncesto no conozcan. Más de 500 partidos en la ACB, un título de liga con el TDK Manresa y haber pasado por los banquillos de, entre otros, Estudiantes, Fuenlabrada, Valladolid, Valencia o Sevilla, le avalan. A lo largo de todos estos años, se ha caracterizado por sacar el máximo partido a todos los jugadores y de construir equipos rocosos y peleones que nunca se dan por vencido. Así, es un referente para muchos otros entrenadores y aficionados. De todas sus enseñanzas baloncestísticas, me quedo con una que vi en un video de la web de la ACB. Al ser preguntado como debía empezar una defensa, él contestó que “una buena defensa empieza con una buena selección de tiro”.

8864_0
Derrell Washington

Derrell Washington, en sus temporadas en el Doncel, recién salido de la universidad, era el jugón del equipo, el ídolo de la afición, y un espectáculo, metiéndolas todas y de todos los colores. Posteriormente, temporadas después, sustituiría durante algunos partidos en Estudiantes a una leyenda como Chandler Thompson. Si quieres saber un poco más sobre él, te recomiendo que leas el artículo que Javier Ortiz le dedicó en esa magnifica sección sobre historias del baloncesto que tiene en la web de Espacio Liga Endesa.

descarga (17)
Miguel A. Gómez

Finalmente, no podía dejar de hablar aquí, de Miguel  A. Gómez, un pívot con mucha clase tanto fuera como dentro de las canchas. Llegó a Don Benito, en la temporada 2001/2002, quedándose durante cuatro años en el equipo, y convirtiéndose en un calabazón más –después también jugaría en el vecino Doncel–. Miguel es un hombre récord en la Liga EBA, más de 300 partidos, 9.000 minutos y 4.000 puntos de valoración. Una pasada. Y es que esos movimientos en el poste bajo, esa mano y esa clase marcaban diferencia dentro de la zona. Reconocía en 2.011 en una entrevista en la web de la FEB que nunca le faltaron ofertas de LEB, tanto Oro como Plata –en el 2011 hizo la pretemporada con el Blu:sens Monbus de LEB Oro, por ejemplo–, pero siempre prefirió roles de más de 30 minutos por partido a ocupar papeles más secundarios. A ello hay que sumarle a que fuera de la pista derrocha alegría, buen humor y bonhomía.

 

 

 

Cosas típicas o populares de Don Benito

Aunque no me cuesta identificarme y hacer míos las ciudades o países en que he vivido o he visitado, siempre he sido un dombenitense militante. Como dice uno de mis compadres «es que los de Don Benito, sois muy de Don Benito». Así que voy a aprovechar que ahora son nuestras ferias y fiestas para presentaros aquí alguna de las cosas más destacadas de “mi pueblo”.

Fuente_en_Plaza_de_España_de_Don_Benito– Plaza de España. Es el centro neurálgico de la ciudad, con el Ayuntamiento a un lado, y al otro la Iglesia de Santiago, obra de gran cuerpo originaria del s. xvii, aunque reconstruida tras el terremoto de Lisboa, y con una fachada de estilo herreriano. En el centro de la plaza, encontramos el conjunto escultórico Homenaje al Guadiana, de Enrique Pérez Comendador, que simboliza la conexión de la tierra con el río Guadiana.

tumblr_ne9agmDmeo1to4rjro1_540– Las calabazas. Popularmente los dombenitenses también somos conocidos como calabazones, por la tradición de cultivar calabazas. Ahora, tenemos una calabaza gigante de 41.000 kg, 3 m de diámetro y 2,5 m de altura –no te asustes, es un escultura de granito procedente de las canteras de la vecina Quintana de la Serena– instalada en una de las entradas de la ciudad, en unos jardines de la Avenida de Madrid.

descarga (3)

– Antonio María Flórez. Este calabazón criado en Colombia y residente actualmente en la ciudad, es un destacado poeta, que acaba de ser finalista del Premio Nacional de Poesía de Colombia. Con muchas obras escritas y multitud de premios ganados, Antonio, un tipo excelente, es uno de los máximos exponentes de la cultura de la localidad.

– El crimen de Don Benito. Y es que a pesar de ser una ciudad muy tranquila, durante muchos años fuimos conocidos por el horrible crimen de Ines María Calderon, una joven de 18 años, muy guapa, y de su madre Catalina Barragan a manos del aristócrata Carlos García de Paredes, el 19 de julio de 1902. Estos asesinatos han ocupado un lugar destacado en la crónica negra de nuestro país, especialmente porque todo el pueblo se levantó exigiendo justicia. Como apunta el investigador dombenitense Daniel Cortés, cuyo libro, El crimen de Don Benito, os recomiendo, «era la época del caciquismo y el pueblo estaba cansado de aguantar tanto. García de Paredes era uno de los que molestaban y lo señalaron».

 descarga (4)– La Casa de Cultura. En uno de las esquinas de la Plaza de España se levanta la Casa de Cultura, obra del afamado arquitecto Rafael Moneo. Su arquitectura blanca y recta recuerda a los pueblos de colonización del Plan Badajoz y aunque con dimensiones mucho menores se hermana arquitectónicamente y cronológicamente con el museo de Estocolmo.

– Gastronomía. La cocina típica dombenitense está muy unida a la tierra, sencilla, de campo y libre de florituras. Muy típicos son los populares “ajos”, que pueden ser de calabaza, de peces, migao o blanco; los peces de rio, bogas, tencas, carpas o bordallos; el escabeche de pencas de acelga; las sopas de tomate; las tortillas de criadillas, cardillos o espárragos trigueros; los dulces fritos, como los pestiños o los gañotes y; los dulces de semana santa, las bollas y las empanadillas de almendra, calabaza o cabello de ángel.descarga (5)

– Jarra de Valdegamas. Vasija de origen tartésico del s.vii a.C., fue hallada en la zona de Valdegamas y actualmente se encuentra expuesta en el Museo Arqueológico Nacional en Madrid.

tiendas_f27 Avenida de la Constitución. Arteria principal de la ciudad. Una de las zonas comerciales más importantes de Extremadura. Lamentablemente, el comercio de la localidad ha sido, en parte, engullido por las nuevas marcas y franquicias. Así, en la zona comercial conviven comercios locales, como Confecciones Muñoz, Gentelman o Calzados Ángel, con tiendas del grupo Inditex.

– Batallas y guerras. En parte de nuestro término municipal se desarrollo la Batalla de Medellín en 1.809, en la guerra de la independencia española. En esta batalla las tropas españolas dirigidas por el general García de la Cuesta fueron derrotadas por las francesas, comandadas el mariscal Victor, sufriendo la pérdida de más de 10.000 hombres.

Asimismo, la ciudad fue bombardeada durante la Guerra Civil y fue escenario de batallas, al encontrarse en uno de los límites de la bolsa de la Serena, uno de los exponentes de la resistencia republicana. En la Sierra de Ortiga se encuentran algunas de las fortificaciones más importantes del frente extremeño. La maravillosa novela, La voz dormida de Dulce Chacón hace referencia a la vida de los milicianos en la localidad durante la contienda.

Si quieres saber más sobre estos temas, sólo tienes que tomar un café con el actualmente concejal, Paco García, una fuente de sabiduría en estos episodios.

– El tomate y el arroz. Don Benito ha sido tradicionalmente una ciudad pujante económicamente gracias a potencial agrario. Actualmente, el sector agroalimentario sigue teniendo un papel destacado en nuestra economía. No son pocos los que se sorprenden al conocer que las Vegas del Guadiana, gracias a una importante red de canales y acequias, son unas de las zonas de nuestro país donde más arroz y tomate se produce.

A_MUSEO_ETNOGRAFICO_DONBENITO_11– El Museo Etnográfico. Siempre que algún amigo de fuera de localidad me visita, se lo enseño, porque en él puede verse e intuirse nuestra cultura y parte de la historia dombenitense. Ubicado en una casa palacio de finales del s. xix que perteneció al Conde de Campos de Orellana, con una arquitectura espectacular, contiene gran variedad de piezas en un excelente estado de conservación y ordenadas por temática. Si te acercas a visitarlo, no te vayas sin ver las esculturas del calabazón Torre-Isunza.

461252_986_485_FSImage_1_TERRAZA_1

Podría continuar destacando más cosas de mi querida ciudad, pero no quiero aburriros. Para abrir boca y que os pique la curiosidad y nos visitéis, creo que es suficiente. Como última cosa, os recomiendo, acercaros a visitar la vecina Medellín, de la que escribiré pronto un post. En Medellín, no dejéis de visitar el Restaurante Quinto Cecilio y contemplad las impresionantes vistas del Guadiana, sus vegas y el Castillo de Medellín. Y si es la hora del almuerzo, probad su arroz con liebre regado con un tinto de las Vegas del Guadiana.

Un momento para el recuerdo

Hay imágenes y momentos que una vez vividos permanecen continuamente entre nuestros recuerdos. Y, aunque ahora tengo mi disco duro lleno de artículos y temas, la toma de posesión de José Luis Quintana, mi padre, como alcalde de Don Benito estará bien almacenada en mi memoria. El momento en que Manuel Núñez – anterior concejal de Cultura y hombre fuerte de los gobiernos populares en Don Benito – le hacía entrega del bastón de mando quedará grabado para siempre en mi retina.

Entrega del bastón de mando. Foto de Alejandro Calero (Diario Hoy).
Entrega del bastón de mando. Foto de Alejandro Calero (Diario Hoy).

El Teatro Imperial estaba abarrotado de vecinos, amigos – algunos venidos de bastante lejos – y conocidos. El acto fue muy sencillo y protocolario, tal y como marca la legislación de régimen local, pero muy emotivo.

Lamentablemente, Mariano Gallego, alcalde de Don Benito durante los últimos veinte años, falleció esta semana y no pudo ser él quien le hiciera entrega de la vara de mando. Hubiese sido un momento muy especial por lo que Mariano ha significado para mi ciudad. No obstante, Manolo Núñez es un buen representante de sus gobiernos y actuaciones. A pesar de mis notables diferencias políticas con ambos, las personas están por encima de las ideologías y tanto Mariano como Manolo gozan del cariño y respeto de muchos dombenitenses por su labor y eso ha de ser objeto de reconocimiento.

El discurso del nuevo alcalde estuvo cargado de emotividad, ilusión, esperanza y ganas por empezar un tiempo nuevo. Recordó con bonitas palabras a su antecesor, comprometiéndose a instar y apoyar su designación como Hijo adoptivo y a que la plaza de toros pase a denominarse Plaza de Toros Multiusos Mariano Gallego. Volvió a destacar la importancia de la transparencia y la necesidad de informar a los ciudadanos de por qué se toman las decisiones. Ilusionó hablando de la de la que será la legislatura de las personas. También, con altura de miras, nos recordó el potencial que tiene nuestra ciudad y que debe convertirse en uno de los referentes económicos del suroeste ibérico, junto con nuestra vecina Villanueva, informándonos de que se reunirá en fechas próximas con Miguel Ángel Gallardo. Tengo muchas esperanzas en lo que este tándem de grandes políticos pueda hacer por nuestra comarca. El triángulo Don Benito – Villanueva – Miajadas está llamado a convertirse en la punta de lanza del desarrollo económico de Extremadura.

Me gusta este proyecto. Me ilusiona este nuevo Don Benito. Tengo muchas esperanzas en este nuevo alcalde que quiere cumplir su sueño de transformar su ciudad utilizando la política como herramienta. Y es que la política de la que habla es realmente atractiva, sin rencores, sin espejos retrovisores, elegante, transparente y participativa, cercana al ciudadano, centrada en los problemas de éstos, tejiendo alianzas, ayudando a los que peor lo pasan y, en fin, contribuyendo al bienestar de los calabazones. Os digo yo que este tío – con perdón – tiene mimbres para hacer algo grande.

Presencié todo el acto con orgullo y satisfacción. Mi excelente compadre Julio – un tipo de esos que siempre quieres tener cerca, sensato, positivo, trabajador, generoso y divertido, entre otras muchas cosas – que estaba a mi lado, decía esta mañana que había que verme la cara y, me imagino.

Comienza un tiempo nuevo, os iré contando.